Allan Kaprow, ensayos sobre El ‘Happening’

En el momento que me dispongo a escribir este artículo, me pongo la música del spotify, elijo el canal folk y comienzo a teclear. A la par que hago esta acción, mi madre está fregando el suelo de la segunda planta de su casa. También le gusta está música -aunque nunca sabe que estilo es-, la tararea y la canta mientras se pasea por todas las habitaciones. Los visitó a veces, así que la música no suele sonar siempre en estas cuatro paredes. Sin embargo, mi padre está en el jardín de la planta de abajo quitando hierba seca, a la vez que la corta se va cayendo por el suelo las hojas marchistas y dejando sólo el colorido de las flores del jardín. Si nos paramos a pensar, entre las diferentes acciones de los tres hemos realizado lo que viene siendo un Happening en toda regla tal como su mentor, Allan Kaprow, inventó a finales de los años cincuenta. Algunos que vivimos en Barcelona ya tuvimos el privilegio de acercarnos a la figura del artista norteamericano en la Fundació Tàpies con la exhibición Allan Kaprow: Other Ways el pasado año 2014. Por eso mismo, se agradece mucho que editoriales como Alpha Decay hayan recuperado, a través de la publicación Entre el arte y la vida. Ensayos sobre el Happening, una muy completa antología con los diecinueve ensayos y reseñas, escritas entre 1958 y 2001, indispensables para entender los postulados de la figura que mejor representa la creación artística de la posmodernidad.

Aquella noche del 11 de agosto de 1956, la prematura muerte de Jason Pollock dejó huérfano al arte. Creó un enorme vacío a toda una generación de artistas, entre los que se encontraba un joven Allan Kaprow (Atlantic City, New Jersey 1927- Encinitas, California 2006), que crecieron guiados por el expresionismo abstracto de Jason Pollock. Todos quedaron marcados por su action painting que trazó el nuevo camino de la expresión artística, dando prioridad a la relación del artista, los materiales y el ritual de creación más allá de la propia obra final. ¿Hacia dónde se dirigiría ahora la pintura del action painting sin su principal maestro? Tal como menciona Kaprow en su ensayo sobre El legado de Jason Pollock: « Nos sentíamos unidos a él: Pollock era, tal vez, la encarnación de nuestro sueño de liberar el arte de todas sus cadenas y del deseo que acariciábamos en secreto de volcar las vetustas mesas cargadas de vajilla y champán viejo ». Inmediatamente este ensayo se convirtió en toda una declaración de intenciones en Estados Unidos por dos motivos. No solo por cuestionar el arte conocido hasta el momento y sentar las bases del nuevo camino hacia donde debería dirigirse sino que utilizó por primera vez el término Happening como una nueva forma de experimentación artística.

«La línea entre el happening y la vida cotidiana ha de ser tan fluida y quizá indistinguible como sea posible

Después de Jason Pollock: Allan Kaprow

Kaprow se formó en el arte. Fue alumno de Bellas Artes y posteriormente profesor en la Universidad de California. Una parte de su vida bajo las lecciones de su mentor Hans Hoffman, quién fue profesor de Jason Pollock también, y del que descubrió el arte más encaminado a la performance. Su devoción por Pollock le llevó a acercarse inicialmente al expresionismo abstracto aunque pronto fue evolucionando a otras formas de experimentar con la creación artística. Primero a través del collage, elaborando piezas con diferentes materiales, y posteriormente hacía los environments, instalaciones con objetos que invitaban a participar a los espectadores. Esta influencia se fusionó después con los conocimientos que adquirió en las clases de composición de John Cage en la New School for Social Research de Nueva York. De él aprendió que el azar era importante en la creación artística y esta lección también la interiorizaron otros alumnos como George Brecht y Dick Higgins, estos artistas se convirtieron más adelante en los principales miembros del movimiento FLUXUS. Por otro lado, también él mismo rebosó de enorme autocrítica a la hora de cuestionar los postulados del arte establecidos hasta el momento.

En la recopilación Entre el arte y la vida vemos el lado más de teórico del arte más alternativo. Son fundamentales los ensayos donde su crítica es clara y ágil, siendo de imprescindible lectura, no sólo de El legado de Jason Pollock, sino también Apuntes sobre la creación de un arte total, quizá uno de los más importantes de analizar porque vemos como de forma directa se dirige al lector con estas palabras: « […] si obviamos el «arte » y tomamos la naturaleza como modelos o punto de partida, quizá quepa concebir una forma distinta de arte ». Para Kaprow, El Happening fue una expresión artística para empezar de nuevo y dejar todo lo conocido atrás. Y así fue. Allan Kaprow fue más allá de la teoría de Jason Pollock y afirmó que la cotidianidad de la vida también es una forma de hacer arte y la forma de hacerlo era a través de estos Happening, término para definir acciones temporales puntuales que transcurren en un espacio determinado o un tiempo definido.

Desde que inició su primera exposición 18 Happenings in 6 parts en la Reuben Gallery de Nueva York, en el año 1959, el artista estadounidense creó hasta alrededor de 200 acciones haciendo una evolución constante, entre ellos alejándose de los circuitos meramente artísticos para acercar sus acciones a lugares de la vida cotidiana. Para Kaprow el resultado solo podía experimentarse si estás acciones transcurrían a través de la experiencia colectiva. El artista debía dejar su obra y mirar al público, convertirlo en parte activo de su obra.

Los ensayos Happenings en la escena neoyorquina (1961), Han muerto los happening: ¡Larga vida a los Happening! (1966) o Noticia detallada de los happenings (1967) se convierten de lectura obligada para todo aquel que no haya tenido un primer contacto con este término. El autor esboza una idea general de lo que son, como surgen y para qué sirven estas creaciones y, además, vienen cargados de fotografías y las partituras previas a la realización de estás acciones efímeras que ayuda a la comprensión de la teoría artística de Allan Kaprow. Pero también adquieren especial importancia los ensayos sobre La formación del des-artista, un conjunto de textos divididos en tres partes donde esboza la idea del no-arte y establece una teoría con una profunda mirada crítica en la que establece que la práctica estética tiene como punto de inicio la vida en sí misma.

Cuando se lee Entre el arte y la vida. Ensayos sobre el Happening, una persona no termina únicamente aprendiendo que Allan Kaprow es un artista indispensable para entender el arte de vanguardia, calificado muchas veces como más underground de los años sesenta del escenario norteamericano, sino también para comprender el significado de gran parte de esa creación artística, que surge en la segunda mitad del siglo XX y evoluciona hasta la actualidad, y están absorbiendo los postulados que, de alguna manera, predijo Kaprow en sus ensayos. Fue el antecesor del arte más conocido o de las instalaciones artísticas que todos conocemos. Kaprow nos enseñó arte que es para vivirlo y así lo hizo.

«Los Hapennings nos invitan a postergar por un momento esos buenos modales y participar enteramente de la naturaleza real del arte y (eso espero) de la vida.»

187

 

AUTOR: Allan Kaprow. Edición Jeff Kelley. Traducción: Albert Fuentes.

TITULO: Entre el arte y la vida. Ensayos sobre el Happening

EDITORIAL: Alpha Decay

COLECCIÓN: Héroes Modernos

AÑO: 2016

PÁGINAS: 304

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *