Bruselas y sus cinco museos imprescindibles

1

Todo cultureta sabe que podrá saciar su sed una vez que pise Bruselas. La ciudad cuenta con una red de más de un centenar de museos y, claro,  la dificultad viene cuando tienes que pisar la ciudad por unos días y te toca escoger aquellos espacios que se vuelven imprescindibles si se visita la capital de Europa. Aquí os dejo un listado de los que creo que no os debéis olvidar de ver en vuestra primera toma de contacto ¡Qué no será la última! con Bruselas.

Como punto de partida os explico que la mayoría de los grandes museos se encuentran en el Mont de les Arts (Monte de las Artes), un mirador desde el cual podemos divisar el casco antiguo de Bruselas (si se viene desde la dirección del barrio del Parlamento). Para mí es quizá el lugar más emblemático que tiene la ciudad. Por un lado, los edificios grises impolutos y señoriales abren un espacio en medio en forma de avenida con un jardín y de fondo una maravillosa vista que nos enseña la torre de la Grande Place. Esta zona se construyó para la Exposición Universal del año 1910, demoliendo gran parte de los edificios antiguos y aglutina parte de los museos más importantes. Pero ¡ojo! que los jardines son de los años 50 así que nos estáis pisando piedra centenaria.

Museo de los Instrumentos (MIM)

Museo de los Instrumentos Musicales (MIM)

Su fachada es una de las mejores conservadas de Art Noveau que existe en toda Bélgica. El Museo de los Instrumentos Musicales se ubica en el antiguo edifico de Old England, edificio creado por el arquitecto Paul Saintenoy en 1899 para albergar unos grandes almacenes. Por eso, es un motivo más que suficiente para visitar este museo que además alberga más de 7.000 instrumentos musicales de todas las épocas históricas y ofrece un recorrido muy interactivo para todo tipo de público.Museo Magritte

Museo Magritte

René Magritte es un icono del arte belga como lo es Dalí para los catalanes. El artista es el máximo exponente del surrealismo belga y, como no podía ser menos, tiene un espacio que alberga parte de su obra pictórica con más de 230 de sus pinturas. En el Museo de Magritte, una persona se puede acabar su recorrido no solo entendiendo su arte irracional (¡que ya es difícil!) sino comprendiendo la frase con la que entras al museo “De lo cotidiano a lo extraordinario”.

Museo del Cómic belga (Bruselas)

Centre Belge de la Bande Dessinée o Museo del Cómic

Si hay un personaje que nos ha hecho viajar a través de la viñeta, sin duda, ese es Tintín. El cómic nació Bruselas y de esta ciudad se exportó a todo el mundo el talento de autores tan consagrados como Hergé, Morris, Goscinny, André Franquin o Peyo.  Como anécdota aprendida os explico que todo aficionado al noveno arte y que su afición sea este tipo de lectura reciben el nombre de “bandes dessinée”

El Centre Belge de la Bande Dessinée es un icono cultural de la ciudad por dos motivos: el primero por el lugar donde se ubica que es, ni más ni menos, que uno de los principales edificios de Art Noveau más emblemáticos de Bruselas y que fue diseñado por su arquitecto predilecto Víctor Hora. El edificio se construyó en el año 1906 para albergar unos antiguos almacenes y se puede ver los rasgos más distintivos del arquitecto belga: la escalinata, el juego de luz poniendo una claraboya en el techo, los detalles florales y de hierro forjado que juegan con el espacio abierto en todos sus rincones. El segundo motivo es que si una persona se quiere empapar de todo lo relacionado con el cómic belga no hay otro lugar mejor al que tengan que acudir. Este espacio cuenta con más de 6000 cómics originales y una exposición permanente que se divide en dos partes: una primera que te explica todo el proceso de creación de un cómic (desde la idea inicial hasta que pasa por un editor) y una segunda que dedica su recorrido por los clásicos belgas del cómic. Para terminar, quizá lo que te deje la boca abierta sea su extensa librería en el que puedes adquirir todo tipo de cómic, figura aunque si te quieres llevar un ejemplar en castellano te va a resultar imposible.

 

Museo de Arte e Historia

En cada gran ciudad siempre encontramos ese museo que nos hace viajar por los cinco continentes. Bruselas no podía ser menos y es precisamente la capital belga la que tiene uno de los museos más grandes de Europa que se dedica a la historia de la Humanidad desde la vertiente de la arqueología: El Museo de Arte e Historia o Museo del Cincuentenario. Se ubica en el Parque del Cincuentenario, en la zona del Parlamento Europeo, y es un museo que alberga alrededor de 350.000 piezas de colecciones de los cinco continentes, destacando piezas de Egipto, Cercano Oriente, Irán, Roma, Grecia, Sudeste asiático, Asia Central, China y también de América y Oceanía. Quizá no esté a la altura del British Museum de Londres o el Museo Louvre de París pero su calidad lo hace estar entre el top five de Europa.

 

Museo Horta

Si sois de los que os gusta la arquitectura, el diseño y la decoración no podéis dejar de visitar el Museo Horta. Quizá sea el que más alejado esté del casco antiguo – se ubica al sur de la ciudad- pero es uno de los edificios que están catalogados dentro de la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2000. Este edificio es la antigua casa y estudio del arquitecto Víctor Horta, uno de los principales impulsores del Art Noveau en Bélgica y que diseño los grandes edificios de la ciudad como el Palacio de Bellas Artes, el Centre Belge de la Bande Dessinée o el Museo de los Instrumentos musicales. Si queréis ver su trabajo en todo su esplendor, la casa taller es ideal para ver las principales características de su arquitectura: la iluminación, las escalinatas, los mosaicos, las vidreras y los acabados en hierro forjado. Una recomendación es visitar este lugar en primerísimo lugar para dejaros sorprender más por este estilo arquitectónico.

 

  • Eso sí, como recomendación para poder ver todos estos museos gratis no puedo dejar de recomendaros comprar la Brussel Card nada más llegar. La tarjeta turística tiene un precio de 22 € (24 h), 30 € (48 h) y 38 € (72 h) que te permite entrar a 39 museos gratis y obtener descuento en otros lugares de la ciudad. Vista la experiencia propia y los precios por entrar de forma individual a cada uno de estos museos, la Brussel Card se convierte en la forma más rápida de gestionar tu visita en pocos días. No solamente la podéis comprar en las oficinas de Información Turística sino que también en las paradas de metro, tranvía, tren y autobús hay máquinas donde podéis haceros con una.

 

 

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *