Jorge Jiménez y la fotografía solidaria de “Ellos son el mundo”

Jorge Jiménez, periodista y fotógrafo que escribe para revistas como Oxígeno y Desnivel, se encuentra al frente del colectivo “Ellos son el Mundo“, una red de fotografía solidaria que engloba diferentes profesionales y que realiza exposiciones fotográficas itinerantes para recaudar fondos y donar ese dinero a ONG’s de cooperación a la infancia. La exposición “Ellos son el mundo” está hasta finales de este mes en la World Gallery de la tienda Xperience Barcelona de B the Travel Brand

 

¿Cómo surgió el proyecto “Ellos son el mundo”?
La idea germinal surgió en uno de mis primeros grandes viajes, por el estado de Kerala, en la India. Hubo un momento muy intenso compartiendo una tarde con un niño en una pequeña aldea de las montañas de Munnar, que nos sirvió para traernos a casa una valiosa lección: la inocencia y la bondad es algo con lo que se nace, algo que debemos llevar siempre con nosotros aunque las circunstancias nos lo pongan muy difícil. Decidí entonces devolver un poco de todas esas emociones que nos habíamos llevado en la mochila, haciendo una exposición con fotografías de niños de todo el mundo para recaudar fondos y donarlos. Pronto el proyecto creció y mucha gente quiso participar por lo que de una idea íntima y personal surgió un colectivo que lleva varios años queriendo mostrar nuevas formas de viajar. Y nuevas formas de entendimiento.

¿Cuál es el objetivo de vuestro colectivo?
En este momento trabajamos en tres vertientes distintas con el proyecto. Empezamos a hacer exposiciones de fotografía con la idea de recaudar fondos para donarlos a algunas ONG´s de cooperación infantil. Aquello no nos parecía suficiente y hoy en día funcionamos más como una red de contactos para que tantos aquellos que necesiten ayuda como aquellos que quieran ayudar puedan encontrar la forma de hacerlo y las personas adecuadas para conectar. Hay más de 50 fotógrafos, viajeros y periodistas implicados, seres humanos con muy buen fondo, capaces de aportar ideas y contactos para llevar a cabo todo tipo de proyectos.

Exposición “Ellos son el Mundo” Foto: Núria A.T

Por otro lado, nuestra principal labor es la concienciación. Lograr que la gente viaje de forma respetuosa y sostenible, que aporte su granito de arena a las comunidades que visita y devuelva todo aquello que nosotros sacamos de los viajes a nivel interno. Viajar de otra manera, de una forma en que todos salgan ganando, que es algo mucho menos común y más difícil de lo que creemos.

¿Qué tipología de fotógrafos conforman el proyecto?
Desde aficionados, o cualquiera lleve una cámara a sus viajes, a fotoperiodistas muy reconocidos en nuestro país como Roberto Iván Cano, Kris Ubach, Gonzalo Azumendi. También contamos con la participación de grandes personas como Edurne Pasabán o Daniel Salas, cuyo trabajo y pasiones se alejan de la fotografía pero que son un importantísimo apoyo para que hayamos seguido adelante con esta propuesta.

Foto: Xisco Navarro

Creo que es importante destacar que no sólo con la fotografía se puede apoyar el proyecto; una idea, un contacto, una nueva ONG emergente que necesite ayude… como te comentaba antes, una parte esencial es crear esa red de ayuda a la que cualquiera puede aportar su visión y talento.

¿Todos los viajeros son de España?
Aunque la gran mayoría lo son, estamos abiertos a cualquiera que quiera participar, siempre que sus intereses encajen con los del proyecto. Por ejemplo, uno de los primeros fotógrafos que nos cedió sus obras fue el polaco Filip Marek. Si bregamos por un mundo sin fronteras, no va a ser nuestro proyecto el que las establezca.

¿Por qué os centráis en el colectivo infantil como principal eje de vuestro trabajo?
Pues por sus miradas, por sus sonrisas, por lo que transmiten. Hemos querido alejarnos de la visión morbosa que se ha vendido mucho tiempo sobre los niños en riesgo de exclusión alrededor del mundo. Creemos que a pesar de vivir en entornos desfavorecidos son capaces de expresas y vivir la alegría, la inocencia, la esperanza, las ganas de mejorar su entorno, su familia… las culturas y civilizaciones en general. Porque son la base del futuro y son de aquellos de quien más podemos aprender.

¿Por qué las fotografías de viaje expresan mejor el encanto de un país a través del rostro de un niño?
No tienen por qué hacerlo. Sencillamente elegimos esta imagen para alejarnos de la visión habitual de la infancia desfavorecida y porque la semilla del proyecto fue la mirada y la forma de comunicar sus sentimientos de un niño. Hay muchas batallas que librar ¿no? Nosotros hemos elegido esta.

Foto: Jorge Jiménez
Foto: Jorge Jiménez

¿Por qué es importante viajar de forma responsable y solidaria?
Porque durante mucho tiempo no nos hemos dado cuenta del impacto que nuestra cultura, nuestro dinero y nuestra forma de mirar tienen en las comunidades que visitamos. Podemos despertar empatía, pero también emociones malsanas, o provocar que todo un poblado prefiera mandar a sus niños a pedir que a la escuela. Porque durante mucho tiempo hemos creído que viajar es algo personal y preferimos creer que es una forma global de entender el planeta en que vivimos, la gente que lo habita y las posibilidades que tenemos como especie para el futuro.

Háblame un poco de lo que podemos ver en la exposición itinerante en la World Gallery de B the Travel Brand. Hay rostros de niños de los cinco continentes ¿Cuáles son las historias detrás de ellos?

Necesitaríamos hacer un libro para contar todas estas historias. ¿Alguien se anima? Todas ellas son historias de contacto humano e íntimo, de querer dejar algo allá donde vamos. De aportar, no sólo de sacar algo para nosotros. Y no queremos que se entienda como una exposición de niños en riesgo, hay de todo. Desde una niña corriendo por los campos de Alaska, a los pequeños monjes de Nepal o pastores de Kenia. No buscamos un perfil concreto, porque vivimos en un mundo cada vez más diverso y ambicioso con el futuro. Y van a ser ellos, los niños, quienes nos lleven allí.

¿En qué puede ayudar la fotografía social a mejorar el mundo?
A enseñar tanto las diferencias como, mucho más importante aún, los elementos comunes que nos definen como personas.

¿Qué recomendación le darías a alguien que toma la decisión de coger su cámara para mostrar el mundo a través de su objetivo?
¡Qué no dude en hacerlo! Que se respetuoso e interactúe con sus modelos. Y sobre todo que sea capaz de entender porque lo hace. Hoy en día vivimos envueltos en una cultura del ego y de inmediatez provocada por las redes sociales y los nuevos modelos de comunicación. Que se detenga y respire. Y que retenga todo aquello que salta como chispas cada vez que viaja.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *