MIDI-PYRÉNÉES, conocer la esencia francesa

En este artículo os quiero dejar una mini guía para hacer una escapada de unos días a la región del sur de Francia: Los Midi-Pyrénées. A gusto personal es una de las que tiene más encanto para mí y la que ofrece muchas alternativas en cuanto a naturaleza, gastronomía y patrimonio cultural se refiere en cada uno de los ocho departamentos que la conforman: Midi-Pyrénées: Hautes Pyrénées, Aviege, Haute Garonne, Tarn, Aveyron, Lot, Tarn et Garonne y Gers.

Os propongo una ruta circular aunque lo que más destaca de esta región son todos los parajes naturales y los pueblos que podemos encontrar en cada uno de los departamentos. Se puede hacer tantas rutas y organizar alternativas para hacer un viaje a esta región que es más subjetivo de recomendar.

Naturaleza, Gastronomía y mucho patrimonio cultural es lo que podemos encontrar en los ocho departamentos que conforman los. En mi artículo os propongo una ruta por los departamentos de Lot, Aveyron y Tarn que fue los que son los que yo recorrí.

Paseo por el Río (Región de Lot)

Naturaleza por el Lot

Felicidad es lo que se respira en el departamento del Lot. Sus habitantes viven en las típicas casitas hechas de piedra rodeados de una inmensa naturaleza que quita el aliento a cualquiera y van desde amplias extensiones de viñedos, mesetas calcáreas, llanuras verdosas entrecortadas con bosques de robles y ríos que atraviesan acantilados, bosques y pueblos de ensueño, muchos anclados con la huella del pasado. En la ruta por este departamento es imprescindible visitar los pueblos que os detallaré a continuación.

Cahors: Una villa situada en un meandro en el transcurso del río Lot, este publo posee un patrimonio cultural importante. Su historia se remonta a la época romana antigua y fueron los romanos quienes supieron sacar los beneficios comerciales de su estratégica ubicación. Sin embargo, no fue hasta la era medieval que tomó auge gracias al comercio por el río.

Pasear por sus calles es embriagarse de su pasado a través de las típicas construcciones medievales. Es obligatorio ver el Puente Valentré, construido en el siglo XIV, o la magnífica catedral de Saint-Etienne, ambos Patrimonio Mundial de la UNESCO. Para darle un misterio más a vuestra visita, es recomendable realizar la ruta de los jardines secretos de Cahors como una manera de descubrir los rincones secretos verdes y adornados con flores, siempre con una temática distinta, y con la gracia de encontrarlo a través de unas señales que se encuentran repartidas por toda la villa.

Sant Cirq lapopie (Región de Lot)

Saint-Cirq Lapopie: Si visitáis los Midi-Pyrénées es indispensable visitar la que ha sido considerada la villa más bella de toda Francia. Y es casi una evidencia cuando la pisa por todo el conjunto que rodea a este pueblo: naturaleza, historia, su gente y sus tradiciones. Rodeada de un paisaje bucólico – adosada a un acantilado al lado del río Lot y rodeada de una exuberante vegetación- pasear por sus calles es como remontarnos al siglo XIII. La villa estuvo dominada por tres familias feudales (Lapopie, Gourdon y Cardaillac) quienes construyeron sus fortalezas en esta zona.

Es una ciudad totalmente medieval que conserva su encanto intacto a través de sus casas medievales, elaboradas con piedra y madera, la iglesia gótica construida sobre una capilla romana o los numeroso talleres y pequeños comercios de la zona dedicados a oficios tradicionales. Pero, sin duda, lo que más destaca de este pueblo es que fue el principal foco de acogida de numerosos artistas a principios del siglo pasado. Es más, el mismísimo padre del surrealismo francés, Andrés Breton, quedó fascinado por el lugar y se compró una casa. Actualmente la Maison Daura es residencia internacional de los artistas que van a pasar una temporada a Saint-Cirq Lapopie, la villa bucólica anclada en el tiempo.

Millau (Región de Aveyron)

Aveyron, tierra de contrastes

Este departamento destaca por ser una zona que ofrece todo tipo de emociones al turista: paisajes verdes insólitos, pueblos típicos hechos de piedra y muy bien conservados, desfiladeros y valles, ríos o lagos para relajarse como buenas dosis de deportes de aventura o maravillarse con el rico patrimonio cultural de la zona. Aveyron vive anclada entre la tradición y la modernidad. Por eso mismo os recomendamos aquellos lugares imprescindibles que visitar en la región.

Millau: Cualquiera que visite la localidad de Millau tiene que llegar antes pasando por su autopista A75 gratuita entre Clermont-Ferrand a Béziers y Narbonne. Aquí encontraran el Viaducto de Millau, una obra excepcional de ingeniería y diseñada por el arquitecto inglés Lord Norman Foster. Esta construcción posee un record mundial de altura y sobrepasa el río Tarn en 2.460 metros de altitua que, a parte de convertirla en la menos costosa entre España y París, está construida respetando el paisaje de la zona. Por otro lado, Millau es la región de los oficios tradicionales que no se han perdido. Un ejemplo son la empresa Causse, fundada en 1892, que elabora de forma totalmente artesanal los guantes hechos de piel y que tiene como principales clientes a marcas lujosas como Louis Viutton o Channel.

Roquefort: La fama de Aveyron se debe también a sus grandes valles donde pastan sus ovejas. Es por eso que el pueblo de Roquefort, lugar donde se elabora el famoso queso que lleva su nombre es de visita obligada. Al pueblo, ubicado a tan solo unos kilómetros de Millau, se puede hacer una visita guiada por la fábrica de queso donde explican el origen, enseñan las cuevas donde se elabora y se puede ver in situ a los maestros afinadores como cuidan este queso desde los meses de enero a julio.Roquefort (Región Aveyron)

La ruta de los templarios en Aveyron

En la parte sureña de la región del departamento, concretamente en el Parque Natural de Grand Cousses de Larzac, fue un territorio que en la época medieval estuvo dominado por los templarios y los hospitalarios. Aquellos que lo deseen pueden hacer una ruta por sus cinco pueblos: La Cavalerie, La Couvertoirade, Sainte-Eulalie de Cernon, le Viala du Pas de Jaux y Saint Jean d’Alcas. Todos ellos son una excelente muestra de como era la vida de estos caballeros por estas regiones y muchos de sus edificios, datados del siglo XV y XVII, se encuentran muy bien conservados.

Albi (Región de Tarn)

Tarn, la esencia francesa

Tarn es un departamento que destaca por su gastronomía tradicional, sus parajes naturales, pero, sobre todo, por sus ciudades con su rico patrimonio histórico. Si pasáis por esta zona, es indispensable visitar las ciudades siguientes.

Albi: Es la ciudad más importante de la región y una parada obligada para todo amante del arte. Es una ciudad que incita a perderse por su casco antiguo, muy bien conservado, e invita a descubrir entre sus callejuelas esa vida alegre y activa de sus habitantes a través de los pequeños comercios o el mercado de la plaza mayor.

Albi posee tres conjuntos arquitectónicos, nombrados Patrimonio Mundial por la UNESCO desde el 2011, y que bien merecen un vistazo: la catedral de Sainte-Cécile, un edificio gótico meridional del siglo XV, que impone su gran altura desde donde sea que la veas. El Palacio de la Berbie, el antiguo palacete episcopal de la ciudad que alberga, desde 1922, el Museo Toulouse-Lautrec. Los visitantes pueden ver la mayor colección de obras (litografías, pinturas, grabados) de este pintor nativo del lugar. Por último, el puente viejo que une el casco antiguo con la ciudad al otro lado del río Tarn. Se considera uno de los más antiguos de Francia y os aconsejo que si queréis ver un verdadero espectáculo de luces, os detengáis a ver el anochecer. Mágico.

Castres: Todo español tiene una visita obligada ya que es aquí donde se ubica el Museo dedicado a Francisco de Goya o la Catedral Saint-Benoit. Castres es una villa medieval por la que se cruza el río Tarn de norte a sur de la ciudad, es por eso mismo que la llaman la pequeña Venecia francesa. Su atractivo principal son sus pequeñas casas de colores que se construyeron en el siglo XVII por tintoreros, tejedores y curtidores ya que fue un foco económico importante del sur de Francia del sector textil.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

2 Comments

  1. Leyendo poco a poco tu artículo he revivido mis escapadas a estos lugares que tan bien describes. Esta zona es muy próxima a Catalunya y es muy visitada por su cercanía. He repasado tus consejos y creo que me falta Aveyron. De todo lo que dices me quedo con la imagen del puente viejo de Albi visto desde el otro puente. Albi es la patria de Toulouse-Lautrec y a mi me gustan mucho esos carteles que pintaba con el ambiente de cabarets parisinos. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *