Alcover y cinco motivos para perderse por el Alt Camp

Nunca un territorio de reducidas dimensiones puede aportar un sinfín de atracciones turísticas como ofrece la localidad de Alcover, situado en el territorio oeste de la comarca de Alt Camp, y a pocos quilómetros de las ciudades de Valls, Reus y Montblanc. En mí blogtrip conocí el patrimonio cultural de esta villa que nada tiene que envidiar a otros grandes municipios. Su patrimonio, situado al pie de las montañas de Prades, es un territorio donde merece la pena pararse y descubrir sus encantos, ya sea por un día o por un fin de de semana. Aquí os dejo cinco motivos por los que dejarse caer por allí:

museualcover2

Museo de Alcover

El arte y la ciencia puede confluir en un mismo espacio ofreciendo al visitante un proyecto museístico muy innovador. El Museo de Alcover se encuentra en el edificio de Ca Batistó, una torreta medieval del siglo XVII, construida por una familia adinerada que vivía del negocio de la venta de aguardiente. Con la llegada este año de sus cincuenta años de vida, el museo ha querido renovarse y ofrecer un espacio más interactivo para el disfrute de todo tipo de público.

museualcover3

El Museo de Alcover ofrece dos espacios expositivos diferenciados al visitante. La primera exposición “Casa Batistó. Modernidad burguesa y modernismo literario” muestra la vida burguesa que tanto caracterizó el tránsito del siglo XIX al siglo XX.  Se centra en mostrar la vida íntima de una familia: la habitación, la cocina, el baño o la capilla que, junto a diferentes objetos, fotografías y libros virtuales, el visitante puede realizar una inmersión completa y muy interactiva acerca como vivía esta clase social en el pasado.

museoalcover1

La segunda área expositiva del Museu de Alcover es la exposición “Las montañas de Prades hace 240 millones de años. Los fósiles de Alcover-Mont-ral”. La forma una colección paleontológica formada por más de un millar de ejemplares fósiles de hace 240 millones de años y procedentes de las canteras de piedra de Alcover y Mont-ral. A nivel científico, los ejemplares fósiles expuestos en este museo se considera una de las colecciones marinas del Triásico más importantes y únicas del mundo. Por ejemplo podéis ver el fósil de la ‘Alcoveria Brevis’, una de las cinco especies de peces que se descubrieron en esta zona. El museo también ofrece talleres para acercar el mundo del fósil a los más pequeños.

Horario: Lunes, cerrado. De martes a viernes, de 10 a 14h. Sábados, de 11 a 14h. y de 16 a 18h. Domingos y festivos, de 11 a 14h.
Precio: 4 € (reducida 2€)

alcover1

Recorrido urbano

La Villa de Alcover presenta sus vestigios del pasado incrustados en cada uno de sus edificios. A pesar de que el pueblo no es muy grande, se puede realizar un recorrido circular para apreciar su centro histórico con calles estrechas, portales antiguos y sus edificios que datan desde la época medieval hasta el Renacimiento. Teniendo como punto de partida el Museo de Alcover, el itinerario por el casco urbano nos lleva a ver el portal medieval de la Saura (la puerta de entrada a la villa desde Reus), bajando por la carrer Major llegamos a la iglesia románica de Santa María, destruida en la Guerra Civil y expoliada en el año 1937, solamente quedaron en pie dos de sus paredes y se ha quedado como monumento. Al final de la calle se puede ver el portal de Sant Miquel (acceso a la villa desde Montblanc). Alcover posee dos plazas también: la antigua, perteneciente a la época medieval, y la nueva con estructuras renacentistas. En este mismo lugar se encuentra el Ayuntamiento construido en el siglo XVI. Por último, si accedemos por el carrer del Rec, nombre dado porque por esta calle pasaba una acequia para abastecer al pueblo de agua, llegaremos a la iglesia Nueva, un monumental edificio construido entre el siglo XVI y XVII. Por último, antes de llegar al museo merece la pena pararse por el carrer de l’Índia, lugar donde se encontraba la antigua judería.

4

Fábrica de la cerveza artesanal Rosita 

Otro de los mejores secretos que guarda Alcover es su Cerveza Artesanal Rosita, elaborada con productos propios de elaboración artesanal como la malta, lúpulos o la levadura de miel. Sus orígenes se remontan a la historia de amor formada por Jaume Comte y la costurera Núria. Fruto de su amor nació Rosita. Por las penurias económicas que atravesaron al quebrar la empresa donde trabaja la familia, el escritor Doménech Güanse Salesas, pariente de la familia y gran escritor tarraconense, les incitó a emigrar a Cuba. Poco se conoce de las aventuras de esta familia por tierras caribeñas. Lo único que se sabe es que volvieron con la fórmula de elaboración de esta cerveza cuyo principal ingrediente es la miel. La fábrica hace degustaciones donde os enseñan todo el proceso de elaboración y la gran variedad de cervezas artesanales que producen. Cerveza Rosita se ha convertido en una de las máximas referencias del sector y es una cerveza muy cotizada en los grandes restaurantes. Qué no te extrañe pasear por el pueblo y ver muchas rositas escampadas en cada rincón!

Calçotada en Mas de Forès

La calçotada

Si hay un territorio por excelencia donde se pueda disfrutar de una buena calçotada, sin duda, es la comarca del Alt Camp. Dado que Alcover se ubica a escasos quilómetros de Valls, el pueblo se convierte en una buena opción, desde diciembre hasta abril, para disfrutar de este plato típico de la comarca. Nosotros disfrutamos de una excelente calçotada en el Mas de Forès, una masia que ofrece su espacio para degustar este plato en un entorno excepcional. Se encuentra al comienzo del inicio de la ruta de la Vall del río Glorieta y, además, las calçotadas vienen con un valor añadido. La masia colabora con la Fundació Ginac que entre las muchas actividades que realizan está la de proyectos educativos con las escuelas y la inclusión laboral y social de personas con discapacidad. Así que ya ves con tus 25 € por el menú puedes disfrutar de un día de senderismo, naturaleza y buen comer en un entorno privilegiado a la par que contribuyes con un proyecto social.

Además, podéis estar a dos pasos para asistir a la Gran fiesta de la Calçotada de Valls que generalmente se celebra entre el 25 y el 26 de enero.

1

Recorrido natural

Nunca es tarde para descubrir el Valle del río Glorieta. Yo con mis 34 años de edad lo he hecho y pienso volver. Alcover está rodeada de naturaleza y ha sido ésta parte de la historia del pueblo. Partiendo del Mas de Forès se ha recuperado un antiguo camino natural que se ha reconvertido en una ruta señalizada apta para el senderismo. Todo hay que decir que antes de comenzar la ruta hay un párking (2 €) junto con una zona de picnic, un parque infantil y baños públicos para poder disfrutar de un día en un entorno tan excepcional como es el Valle del Glorieta. A través de él podemos ver la conexión que ha tenido el pueblo con la naturaleza a través de los molinos, la acequias, las fuentes y las captaciones de agua.

3

Ya en el inicio se pueden observar tres de los restos de molinos de fabricación de papel. En uno de ellos, junto a una área recreativa de juegos, todavía se puede observar parte de un antiguo acueducto por donde circulaba el agua para abastecer a estas fábricas. Tuvieron un papel muy importante en el crecimiento económico de Alcover durante el siglo XVIII y parte del siglo XIX.

La ruta de senderismo alcanza los 300 metros de desnivel. Es una ruta tranquila y agradable de hacer, ya sea con amigos o en familia, y se puede observar la biodiversidad y la riqueza patrimonial que guarda Alcover en el entorno natural. Si ya de por sí los grandes molinos impactan nada más aparcar el coche, también merece la pena ver la ermita del Remei, de estilo renacentista, caminar hasta llegar a el Niu de l’Àliga, uno de los saltos de agua más populares del río Glorieta y que, si llegas en verano, es apto para darse un chapuzón, ver los restos de la central hidroeléctrica o las fuentes naturales del río. Los caminos están perfectamente señalizados y puedes realizar el tramo de ruta que desees (si es que no quieres llegar hasta el final). Pero lo cierto es que el sonido del agua, el verde de los pinos y la luz del sol incitan a perderse por esa ruta y a descubrir rincones con mucho encanto y no muy masificados de gente.

 

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *