Casa Batlló, un paseo mágico por la obra de Gaudí

Los que somos barceloneses nos gusta las iniciativas que hacen que nos acerquemos a nuestro patrimonio cultural. He podido visitar en cuatro meses La Casa Batlló de Antoni Gaudí en dos ocasiones, una para Navidad con la campaña #FesElTurista y este verano con la programación de las #MagicsNaightsCB en la azotea del edificio.

Casa Batlló - façana

Es una de las máximas representaciones del Modernismo catalán – junto a Lluís Domenech i Muntaner o Josep Lluís Puig i Cadafalch– y una obra única donde el arquitecto pudo exhibir toda su creatividad de una forma totalmente libre dando lugar, de esa forma, a un edificio excepcional y en el que podemos ver la madurez del artista y toda su concepción del arte tal y como él lo entendía. La Casa Batlló es uno de los edificios más visitados de la Ciudad Condal y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el 2005.

Casa Batlló - Realitat Virtual

Ahora se puede realizar el recorrido por libre con un aparato de realidad aumentada que va enseñando al visitante como era la estancia a principios del siglo XIX. A lo largo de todo este año, la Casa Batlló ha pasado por un proceso de restauración donde la visita incluía ver en directo como los profesionales dejaban este magnífico edificio con todo el esplendor que le caracterizaba. El recorrido incluye una visita por el vestíbulo, la planta Noble, el Desván y la Azotea.

Casa Batlló - Restauració

Casa Batlló, el universo gaudiano para la burguesía catalana

Antoni Gaudí construyó esta casa entre los años 1904 y 1906 a petición del empresario Josep Batlló para tener una residencia familiar. Sin embargo, Gaudí no partió de cero en la construcción sino que fue quien se encargó de reformar el edificio. Los Batlló ocupaban el piso principal y el primero mientras que los pisos superiores la misma familia los alquiló a diferentes inquilinos. Quebraderos de cabeza a parte, con las licitaciones y permisos, sin duda, este antiguo edificio de principios del siglo XIX es una de las más poéticas creaciones del arquitecto catalán y así se puede comprobar al pasar por todas las estancias que pueden visitarse.

Casa Batlló

Fachada

A no ser que seas ‘raruno’ y hagas las cosas al revés en tu vida, lo primero que te paras a ver de la Casa Batlló es su fachada. Hay múltiples interpretaciones entorno a ella. Los más festivos dicen que es una fiesta de disfraces: los balcones son los antifaces, el tejado el gorro de arlequín y la explosión de colores la festividad. La segunda interpretación, la explosión de colores de la pared se relaciona con un estanque de agua, lleno de nenúfares, y el efecto que produciría si se tirara una piedra en él, ya que tiene la superficie como ondulada revestida de círculos de cerámica y trozos de cristal. Y, posiblemente, la tercera y última interpretación ¡la que compro siempre! es que ambientado totalmente en la naturaleza – donde se inspira prácticamente toda la obra de Gaudí- los balcones de piedra y sus revestimientos representan los huesos que un malvado dragón -representado en las tejas del techo de la azotea)- se ha engullido a muchas víctimas como malvado monstruo que es. La chimenea, por otro lado, representaría la espada de Sant Jordi que ha matado al Dragón – una leyenda muy concurrida por los arquitectos modernistas- y de,l que ha habido una explosión de flores tras matarlo. Más adelante sigo hablando de la azotea…

Casa Batlló

Vestíbulo

Si observamos tanto la fachada como el interior del edificio, el visitante puede ver que la simbología, las alegorías se van repitiendo a lo largo de todo el edificio: alusiones marítimas, formas reptilianas y decoraciones florales. Sin darte cuenta Gaudí te sumerge en un mundo mágico que te atrapa en cada estancia. Concretamente la visita interior a este edificio comienza en este espacio. Lo que más impone es que va presidido por una gran escalera de madera de roble, decorada con peldaños hacia el centro y láminas de madera de formas irregulares. Las formas nos recuerdan a una espina dorsal de algún animal de grandes dimensiones… ¡Ahí lo dejo!

Casa Batlló - Finestres

Planta Noble

Es la planta donde la familia Batlló hacía vida. Se trata de un Salón donde las formas irregulares imperan en toda la estancia en construcciones de madera de roble. Lo más destacado de estas estancias es la chimenea en forma de hongo, los vitrales que decoran los tímpanos de las puertas que separa la estancia – un elemento muy característico en el modernismo para hacer entrar la luz natural- y el gran finestral que de a Passeig de Gràcia ya que en las casas burguesas era un distintivo crucial tener un mirador que de al exterior. Estas son las dos estancias más públicas de la casa, la zona de la chimenea es donde solían leer, conversar. Mientras que la estancia de los ventanales quedaba reservardo para los eventos de la familia y es por eso que las puertas son abatibles, en el caso de que se quisiera ampliar el espacio.

Mientras que en los laterales de la planta se encuentran las estancias del servicio y los aseos – un hecho distintivo importante de la burguesía -, en la parte interior se encuentran los espacios más íntimos de la familia: comedor, habitaciones de los dueños, el despacho y el patio interior que destaca el hierro forjado de formas sinuosas, el pavimento de suelo hidráulico, las macetas recubiertas de cerámica y el trencadís del fondo del patio. La idea es que este patio lo utilizaran para pasar las tardes de verano.

Casa Batlló - Pati Interior

Patio de Luz

Creo que es una de las partes más fundamentales de la Casa Batlló y la que la hace más que diferente al resto. A través de él se distribuye la luz natural y el aire. Pero, además, lo revisitó de azulejos de color azul de diferentes tonalidades. Las ventanas inferiores son más grandes que las exteriores con la idea que la luz penetrará en aquellos rincones del edificio más inaccesibles. En este lado, también instaló un ascensor de roble que quedaba adornado con vidrieras que, ayudado por los tonos azulados de las paredes, dan efecto de sumergirte dentro del mismo mar.

Casa Batlló

Desván

También es uno de los espacios más singulares que ofrece el edificio por dos motivos: la funcionalidad y la estética que presenta este espacio. Es una zona reservada para uso de los inquilinos que tenía alquilado alguno de los inmuebles y en el que se podría encontrar los lavaderos, el trastero, etc. Decorado totalmente de blanco para dar una sensación de amplitud y de más luz, destaca por los 60 arcos catenarios que nos recuerdan a las costillas de algún animal.

Casa Batlló - Xemeneia

La Azotea y sus Noches Mágicas

La última parte de la visita se complementa con la visita a la Azotea de la vivienda. Una terraza que es el vestigio más viviente del modernismo catalán y en el que destacamos las chimeneas de formas sinuosas o policromadas y que representan sombreros para darle al conjunto escultórico una personalidad propia, más allá de la que ya tenían como conductos de ventilación de humos y salida de aire. En sus 300 m2, destaca el pequeño desván que se aloja en lo que se conoce como los lomos del dragón y donde se guardaba el depósito para abastecer de agua el edificio.

magicnights_casabatllo

Desde el mes de julio a noviembre, la azotea se convierte en uno de los lugares imprescindibles para pasar las calurosas noches de verano. Una de las propuestas más suculentas que ofrece la Casa Batlló son Las Noches Mágicas, conciertos de diferentes géneros al aire libre y amenizado con una copa gracias a un bar provisional que abre durante el período que ofrecen esta actividad. La azotea se abre a las 20h y el concierto en directo se realiza de 21 a 22 h. ¡Hasta el 3 de noviembre!

Casa Batlló - Drac

Gracias a la empresa Musement, existe la opción realizar todas las actividades que he mencionado anteriormente con un único pase, lo cual se hace necesario para evitar colas o quedarte sin entradas para Las Noches Mágicas. El pase cuesta 35 € con opción a realizar la visita de realidad aumentada con una Smart Guide, acceso a Las Noches Mágicas con una copa gratis y también con opción a poder ver el Salón Modernista, un espacio recreado con objetos y mobiliario de la época que recrea como era la vivienda, este espacio solo se puede ver con el Pase Silver y Pase Gold de la Casa Batlló.


Cómo llegar

Passeig de Gràcia, 43
Metro: Passeig de Gràcia: L2, L3 y L4
RENFE: Estación Passeig de Gràcia
FGC: Estación Provença
Bus: Lineas H10, V15, 7, 22 y 24. Bus turístico (ruta azul y roja) y Bus del Barcelona City Tours.

Info Práctica

Para acceder a la Casa Batlló existen diferentes pases según las actividades que quieras realizar: Pase Gold Priority (35 €), Pase Silver (33 €) y Pase Blue (25 €). Para saber las condiciones de cada una de ellas puedes consultar su web: Entradas Casa Batlló.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *