Casa Coll i Regàs, la joya modernista de Puig i Cadafalch en Mataró

Uno de los aspectos por los que tengo predisposición a asistir a los eventos que organiza Barcelona Travel Bloggers es porque me brinda la oportunidad de conocer edificios que están dentro de mis predilectos, ya sea por su pasado histórico, por ser un ejemplo de patrimonio cultural inigualable o porque son indispensables para conocer parte de nuestro pasado cultural. Es lo que me pasa con la Casa Coll i Regàs del arquitecto Josep Puig i Cadafalch que se encuentra en su ciudad natal Mataró y el lugar donde se inició el fin de semana del Sexto Aniversario de Barcelona Travel Bloggers.

Mataró y el Modernismo

Como pasa con Barcelona, la ciudad costera del Maresme es una de las pioneras en tener edificios de la corriente cultural que marcó un estilo de arquitectura a finales del siglo XIX y principios del XX. El arquitecto catalán más reconocido a nivel mundial del Modernismo, Antoni Gaudí, trabajó en Mataró entre los años 1878 y 1882 para la Cooperativa Obrera Mataroniense. En la ciudad realizó lo que se conoce actualmente La Nau Gaudí, edificio del que solo se conserva una estructura de arcos parabólicos y que ahora se utiliza como espacio destinado a un uso cultural para exponer arte. Sin embargo, Mataró se conoce por ser la ciudad natal de otro de los arquitectos modernistas de más reputación: Josep Puig i Cadafalch – arquitecto de edificios tan emblemáticos en Barcelona como La Casa Amatller (1900), La Casa Macaya (1904) o La Casa de les Puntxes (1905). A él se le atribuyen las construcciones arquitectónicas modernistas de más reputación en la ciudad: el Mercat del Rengle, la tienda de la Confianza o la Casa Coll i Regàs.

Fachada Casa Coll i Regàs

Historia de la Casa Coll i Regàs

La idea de construcción de esta emblemática casa surge del empresario Joaquim Coll i Regàs, empresario originario de Mataró. Él continuó con la empresa familiar, heredada por sus abuelos. Originariamente, la creó Antoni Regàs i Borrell, inventor de la primera maquina de hilar.Interior de la Casa Coll i Regàs

Joaquim Coll i Regàs contrajo matrimonio con Magdalena Surrià i Prats el año 1880 y con el que tuvo seis hijos. Con tal de establecer un hogar familiar, el año 1896 decidió comprar dos casas de la calle Argentona y contrató al arquitecto Josep Puig i Cadafalch para edificar una nueva casa en estos dos solares de nueva planta bajo el proyecto de este arquitecto modernista. El edificio consta de una planta baja –la única que puede visitarse-, una primera planta, unas golfas, un patio y un subterráneo.

La Fachada 

Lo que más llama la atención es la fachada de la calle Argentona es que el edificio ya presenta los rasgos característicos de la arquitectura de Puig i Cadafalch, mucho más solemne que la de Antoni Gaudí. En ella vemos un estilo neogótico, muy usado por el arquitecto en todas sus construcciones como ya vemos en la Casa de les Puntxes. Lo más llamativo son los grandes ventanales presididos por un balcón con columnas salomónicas, hierro forjado y una cornisa escalonada, adornadas con azulejos con motivos modernistas y, en este caso, también con motivos relacionados con la industria textil: flores de algodón y azulejos serigrafiados con letras góticas con la frase: “Muy bien es viajar pero mejor en casa estar”. Toda la estructura se realizó con piedras extraídas de la montaña de Montjuïc creadas por el escultor Eusebi Arnau, artista amigo de Puig i Cadafalch.

La Filosa de la Casa Coll i Regàs

Todas las esculturas de la fachada tienen una temática relacionadas con la temática textil: arañas tejiendo, un mono con frac y gorro de copa que hace alusión la gran revolución que tuvieron las teorías de Darwin. Pero la que preside la entrada principal, más conocida por La Filosa, es la más famosa de este edificio. Representa a una joven con una bobina de hilar y rodeada de balanzas, quizá la figura más clara que representa la prosperidad que representaba la familia Coll i Regàs en la ciudad de Mataró. Por eso mismo, la figura se ha convertido en el símbolo principal de esta ciudad del Maresme.

 

Planta Baja

Nada más entrar en la primera planta, nos topamos con el vestíbulo adornado con azulejos de temática textil y son los que predominan por todo el edificio. El vestíbulo amplio y abierto da acceso a la planta baja. En ella da a acceso a los diferentes espacios de relación familiar: el recibidor y despacho – los más cercanos al lado de la fachada- y luego una sala central donde se encuentran las escaleras para acceder a la primera planta, un espacio que viene iluminado por una gran claraboya.
Detalles interior

Este espacio recuerda mucho a los atrios que hay en las construcciones romanas o medievales. Sin embargo, la decoración y los elementos ornamentales es de estilo mozárabe, muy utilizado por los arquitectos modernistas en sus construcciones. La temática sigue siendo de motivos florales y marítimo, haciendo alusión así a la expansión de los negocios de la burguesía catalana. En esta ocasión, los azulejos representan la actividad laboral y los esgrafiados en letras góticas aluden la frase: en la casa que se trabaja no falta nunca el grano y la paja. Por último, la barandilla que accede al primer piso está construido con hierro forjado y también motivos florales.

Estancias Casa Coll i Regàs

Las estancias están todas separadas entre ellas por puertas de vidrio, lo que produce una sensación de más amplitud. También se encuentran decoradas de distinta manera y hace que la variedad cromática inunde toda la planta baja. Las habitaciones, destinadas a la vida familiar, se encuentran en la parte inferior y conectadas con el patio: el comedor, la cocina y una galería en la que se accede al jardín posterior.

Estancia con ornamentos bucólicos Lo más llamativo que vemos es la decoración del salón comedor, las paredes esgrafiadas con paisajes bucólicos con diferentes aves e insectos. Hay una pequeña estancia anexa con un lavábamos construida en piedra en forma de concha y un grifo de hierro con forma de dragón.


Cómo llegar:

Carrer d’Argentona, 55
08302 Mataró

En coche. A 30 minutos de Barcelona por autopista C-32
En tren. A 40 minutos de Barcelona hasta la estación de rodalies RENFE Mataró.
En autobús. A 40 minutos de Barcelona con EXPRES.CAT hasta el centro de Mataró.

 

Info Práctica:

7 € (entrada individual)
6 € (entrada reducida para mayores de 65 años y parados)
110€ (entrada de grupos, con un máximo de 25 personas)

La Casa Coll i Regàs está gestionada por la Fundació Iluro y solo se puede visitar con reserva previa. Ofrecen diferentes tipos de visitas guiadas así como actividades: Escape Room, experiencias lúdicas y grastronómicas. Para reservar podéis escribir a: visites@casacolliregas.cat

La visita se realizó dentro del fin de semana del 6º aniversario de la Asociación Barcelona Travel Bloggers. El evento se organizó en colaboración con el Consorci de Promoció Turística Costa del Maresme y se pudo seguir a través de los hashtags:#Bcntb6 y #WowMaresme.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *