La Casa de les Punxes, un castillo para tres hermanas

Tengo que confesar que siento devoción por el edificio de la Casa de les Punxes. No solo porque durante los años de mí formación he repasado cada uno de sus elementos decorativos o su historia sino por lo que representa dentro de la historia del arte en Catalunya. La Casa Terradas, como se llama desde su inicio, es uno de los edificios más emblemáticos y peculiares que pueden encontrarse en el Eixample barcelonés y fue construida por Josep Puig i Cadafalch en el año 1905, uno de los arquitectos catalanes más reconocidos internacionalmente.

casadelespunxes10

Algunos dicen que es otra joya arquitectónica del Modernismo. Yo opino que es algo más que otra genialidad surgida del talento de un arquitecto. Representa el desafío a un plan urbanístico de Ildefons Cerdà del que no todo el mundo estaba de acuerdo, Puig i Cadafalch era uno de ellos, y una forma de construir que difiere mucho del estilo de Antoni Gaudí al que tanto estamos acostumbrados. Se encuentra construida en una isla irregular en forma de castillo neogótico y con las diferentes fachadas a los cuatro vientos. Es un verdadero placer comenzar el año del 150 aniversario del nacimiento del arquitecto Joseph Puig i Cadafalch visitando uno de sus edificios emblemáticamente desconocidos que lleva abierto al público desde agosto del 2016.

CasadelesPunxes

SU HISTORIA

La Casa Terradas o Casa de les Punxes es un claro ejemplo de edificio que muestra el poder que tuvo la burguesía catalana durante el siglo XIX. Muchas familias adineradas que habían hecho fortuna en las colonias, junto a los grandes avances industriales que se produjeron a lo largo del siglo, había hecho resurgir una nueva clase social en Barcelona: la burguesía catalana. Estos nuevos ricos se convirtieron verdaderos mecenas del arte y la cultura. Por eso mismo, no dudaron en hacer el movimiento del Modernismo un sello distintivo de su condición social. Muchos de ellos contrataron arquitectos para hacer sus suntuosas residencias en el Eixample cuando la ciudad estaba en pleno proceso de expansión urbanística.

Casa de les Punxes

La familia Terradas es un claro ejemplo de lo que representó esta clase social. Bartomeu Terradas i Mont fue un reconocido empresario textil catalán que contrajo matrimonio con Àngela Brutau y del que tuvieron cuatro hijos: Rosa, Bartomeu, Josefa y Ángela. A su muerte, en el año 1901, la fortuna la heredó su único hijo barón, Bartomeu (el segundo presidente que tuvo el F. C Barcelona) y reservo una parte de su fortuna para su mujer y cada una de sus tres hijas. La viuda compró el solar irregular en el Eixample y junto a su hijo quisieron invertir el dinero en comprar una casa para cada una de sus hermanas. El proyecto se encargó al arquitecto catalán, Joseph Puig i Cadafalch, íntimo amigo de la familia. El resultado fue una fusión de las tres viviendas en un edificio que recuerda un castillo neomedieval que se alza de forma aislada de la sociedad. La idea era que las hermanas habitaran en viviendas independientes y el resto de locales y viviendas del edificios se pudieran alquilar, para que cada una de las hermanas recibieran ingresos.

PUIG I CADAFALCH, ENTRE LA ARQUITECTURA Y EL ARTE

Josep Puig i Cadafalch nació en Mataró en el año 1897, una localidad costera de la comarca del Maresme. Fue una persona polifacética ya que más allá de la arquitectura, Puig i Cadafalch también fue político (regidor del Ayuntamiento, diputado de las Corts y presidente de la Mancomunidad) e Historiador del Arte, faceta que le llevó a ser uno de los principales investigadores en Catalunya de la arquitectura medieval. En mucho de sus edificios se pueden ver estos rasgos arquitectónicos junto a las formas más sencillas del románico catalán.

A pesar de que se le enmarca dentro del movimiento del Modernismo, lo cierto es que nació mucho más tarde que los grandes arquitectos modernistas: fue quince años más joven que Antoni Gaudí, trece de Lluís Doménech i Muntaner y nueve de Enric Sagnier. Por eso mismo no fue un fiel defensor de los postulados arquitectónicos más conservadores de la historia ni plenamente un modernista. Podemos decir que inició el camino del novecentismo en los últimos años de producción. De hecho, de los múltiples edificios que tiene es difícil poner a todos dentro del mismo cajón estilístico: Casa Atmetller (1898), Casa Martí (1896), Casa Macaya (1901), Fábrica Casa Ramona (1911), Casa de Argentona (1897-1900), Casa Pich i Pon (1921), las Cavas Codorniu (1904), Casa Luis Guarro (1922), Casa Casaramona (1924) por citar unos cuantos.

Casa de les Punxes

Para construir la casa de les Punxes, el arquitecto se inspiró en el Castillo de Neuschwanstein, situado en el estado federado de Baviera en Alemania. Pero tanto en su fachada como en el interior, el arquitecto incluyó rasgos distintivos para inmortalizar la esencia de cada una de las hermanas.

DSC_2942

Para la casa de Ángela Terradas, el edificio que da a la Avenida Diagonal 420, decoró todo el edificio con un trébol, tanto en algunos dibujos de relieve como en la decoración en las diferentes vidrieras. En su fachada, un inmenso mosaico con un ángel dibujado, justo al lado de la Torre Principal (la de mayor tamaño por decirlo así), muestra las iniciales ATB en referencia a esta hija.

Casa de les Punxes
Gárgola del pez alado

Para la casa de Josefa Terradas,  su acceso es en Avenida Diagonal número 418,  los elementos decorativos hacen referencia a la figura de San José. En esta fachada el plafón de cerámica representa un reloj solar, un calendario, números romanos y los cuatro signos del zodíaco. Toda la simbología de esta parte representa el paso del tiempo. Concretamente este edificio también tiene una obertura a la calle Rosselló y allí se muestra otro mural representando la leyenda de Sant Jordi. En esta escena se puede ver a Sant Jordi matando el dragón con una inscripción que pone: Sant Patró de Catalunya torneu-nos la llibertat (Santo Patrón devolvernos la libertad), una frase que no gustó a Alejandro Lerroux porque lo consideró como un ataque a la nación española. La figura de Sant Jordi fue un tema recurrente en los edificios de Puig i Cadafalch, al igual que la temática de su leyenda fue una fuente de inspiración  recurrente para los modernistas.

Casa de les Punxes
La cara de Josep Puig i Cadafalch se puede apreciar debajo del panel de Sant Jordi

Por último, en la Avenida Diagonal 416, junto al carrer Bruc, encontramos la casa de Rosa Terradas. En este edificio, se encuentran dos paneles de cerámicas: uno que representa un jarrón de rosas con las iniciales RTB y otro de una joven envuelta en rosas. A pesar de todo, Rosa jamás vivió en esta casa sino que compartió vivienda junto a Ángela y su madre. Ninguna de las tres tuvo descendencia y el edificio pasó a manos de los hijos de Bartomeu quienes decidieron vender la casa. Es por este motivo que en todo el edificio no encontramos ningún tipo de mueble ni decoración que se haya podido guardar de la época. En 1975 fue declarado monumento histórico nacional y en 1976 bien de interés nacional.

Casa de les Punxes

¿QUÉ PODEMOS VER EN LA VISITA GUIADA?

La mejor opción que tenéis para hacer completa vuestra experiencia dentro de la Casa de les Punxes es a través de una visita guiada. Os explicarán con más detalle la historia del edificio y las diferentes peculiaridades que guardan cada una de las fachadas que integran los tres edificios.

casadelespunxes11

La visita consta de tres partes. La primera se hace un recorrido exterior (entre las calles Roselló, Bruc y Diagonal Mar) donde el guía explica la historia y los detalles ornamentales de cada una de sus fachadas. Puig i Cadafalch se valió de los genios artesanos más de moda del momento para realizar toda la decoración de la fachada con una clara alusión a la naturaleza: la forja, como se llamaba en catalán al trabajo en hierro, estuvo a cargo de Manuel Ballarín, la escultura decorativa se realizó en el taller de Alfons Jujol y las vidreras en el taller de Eudald Ramon Amigó. Antes de acceder a la segunda parte de la visita, los asistentes podemos entrar por la puerta de acceso a la casa de Josefa y ver la ornamentación original de la entrada así como uno de los ascensores

Casa de les Punxes

La segunda parte de la visita se realiza por libre. El visitante puede acceder a la azotea, que ha sido totalmente rehabilitada, con un servicio de audioguía. Deberemos pasar automáticamente por cada una de las 6 torres en cuyo interior se muestran paneles explicativos de la vida y obra del arquitecto, del movimiento del modernismo, de los diferentes materiales que componen las características ornamentales, el diseño arquitectónico de la casa, la inspiración en la obra gracias a la música de Wagner o la leyenda de Sant Jordi. En la torre número 1 ponemos el apunte que es la torre más grande, con tres niveles, y desde donde se puede tener una vista panorámica magnífica de Barcelona.

Casa de les Punxes
Maqueta virtual dinámica de Casa de les Punxes

La azotea sirvió a la familia Terradas para reservarlo al espacio donde vivía el personal de servicio de la familia. Aquí se encontraban también las antiguas carboneras y el espacio dedicado como lavadero. El inconveniente era que solo había una escalera de acceso así que propietarios y trabajadores debían compartir el mismo espacio. Ahora, la azotea ha sido rehabilitada y es un espacio que se utiliza para eventos.

casadelespunxes12

Por último, La visita concluye con una experiencia en el primer piso de la finca que nos adentra de manera virtual a través de la Leyenda de Sant Jordi. El visitante debe esperar que el contador llegue a cero, momento en el que se abre la puerta de forma automática. Lo único que se tiene que hacer es ir viendo los audiovisuales que se van mostrando en cada una de las estancias. Las diferentes escenas están vinculadas a la leyenda de Sant Jordi:  el dragón ataca la Casa de les Punxes (en la escena es un castillo medieval), los hologramas del Rey y la Princesa contando la difícil situación que atraviesan, la princesa cuando se da como ofrenda al mosntruo y la aparición en escena de Sant Jordi para rescatar a la princesa de las garras del dragón -una puesta en escena que nos recuerda mucho a Juego de Tronos-. Las últimas salas muestran el significado de la Diada de Sant Jordi en Catalunya, paneles informativos con fotos antiguas de casa de las Punxes, baldosas originales de la casa y una gran pantalla interactiva que nos muestra el significado que ha tenido el dragón en las diferentes civilizaciones.

Cómo llegar:

Con bus: Se puede llegar con la línea N6 Parada: Rosselló-Bruc.
Metro: Salida Diagonal (Línea L5 y L3)

Info Práctica:

Horario: De lunes a domingo, de 9 a 20h. Excepto el 25 de diciembre.

Precio: Visita audio guiada (12, 50); visita guiada (12,50 €) y visita Exclusive (23 €). Para saber los descuentos y promociones así como comprar las entradas se puede realizar a través de la web de Casa de les Punxes.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *