Cau Ferrat y Maricel, el pulso artístico del pueblo de Sitges

Sitges se le conoce mundialmente por ser uno de los destinos predilectos para el turismo de sol y playa, poseer uno de los carnavales más animados de este país y, sobre todo, su ambiente por gay friendly. Pero lo cierto es que a finales del siglo XIX y principios del XX ya estuvo en el punto de mira a nivel mundial por un motivo muy distinto: el arte. El Modernismo y el Novecentismo dieron a Catalunya un impulso cultural sin precedentes. Pero, sin embargo, los pintores Santiago Rusiñol y Ramon Casas, por un lado, y el empresario multimillonario Charles Deering fueron los que cambiaron el rumbo de este pequeño pueblo costero al pie del Parque Natural del Garraf.


Palau Maricel: Pont Deering

El legado del paso de estos artistas se pueden ver en el Museo Cau Ferrat, El Museu Maricel, Can Rocamora, El Palau Maricel, El Museu Romántico Can Llopis que, junto a la Fundación Stämpli-Arte Contemporáneo, configuran el conjunto de Museos de Sitges, una oferta cultural y patrimonial de primer nivel. Todos estos espacios se ubican en pleno casco antiguo y, en su totalidad, la persona que los visita puede hacer un recorrido que abarca diez siglos: desde el Gótico y Románico, pasando por la figuración narrativa y la abstracción contemporánea y terminando con grandes obras artísticas que datan del Novecentismo y Modernismo catalán. Como no podía ser menos, hace unos días me dispuse a visitar algunos de estos museos que tenía en mi lista de pendientes.Santiago Rusiñol y Ramón Casas en Sitges

Museo del Cau Ferrat

No se puede entender Sitges sin la amistad que une a los dos artistas: Santiago Rusiñol y Ramón Casas. Ambos, pertenecientes a la burguesía catalana, fueron amigos inseparables, pintaban juntos y efectuaban largas estancias en París junto a la colonia de artistas catalanes, entre ellos, Miquel Utrillo. Incluso, los dos realizaron un viaje en carro por diferentes pueblos de Catalunya de la que se trajeron muchos objetos artísticos.Palau MaricelSin embargo, no fue hasta el verano del 1893, que Santiago Rusiñol no se decide a comprar dos casas de antiguos pescadores para establecer allí su taller-estudio y también para conservar su extensa colección privada de hierro forjado y obras de arte. El edificio, que conserva su estructura original, excepto el Gran Salón Modernista decorado al estilo neogótico, consta de dos plantas con una extensa colección de 2.000 piezas. Muchas obras marcan la evolución del pintor y muestran un punto concreto de su biografía artística. Rusiñol donó toda su colección a Sitges y el ayuntamiento lo hizo museo público en el año 1933. Sin duda, preserva intacto el espíritu al amor por el arte que evocaba el pintor catalán.Museu Cau Ferrat

Lo importante es detenerse en cada una de las estancias ya que se puede apreciar las colecciones de arte antigua (forja, pintura, cerámica, vidrio, arqueología, escultura y mobiliario). No puedo dejar de olvidar también que se expone una extensa colección de obras arqueológicas de las excavaciones que llevó a cabo en Ibiza o su colección de Arte Moderno que van desde pintores como Ramón Casas, Miquel Utrillo, Picasso, R. Pichot, Zuloaga o D. de Regoyos, entre otros. Destaca también su colección de escultura moderna entre las que vemos piezas de E. Clarasó, M. Hugué, P. Gargallo o G. Violet.Museu Cau Ferrat

La Planta baja se divide en las estancias del vestíbulo, Cocina-comedor, Sala del Surtidor, Despacho, la Sala de estar y la Alcoba. Obras que no hay que pasar por alto: La niña de la clavellina, Santiago Rusiñol; Cerámica de Paterna, Talavera, Manises y Villafeliche del s. XIV y XVII; Desnudo femenino de escorzo y Desnudo con guitarra de Ramón Casas; el vitral modernista, entre otros.

Museu Cau Ferrat

En la Primera Planta: Baile en el Moulin de la Galette de Ramón Casas; Doménikos Thetokopoulos, El Greco; La partición del vino de I. Zuloaga; la réplica de la Venus de Sandro Boticcelli, al igual que otras obras realizadas durante su estancia en Florencia, o la escultura de El Forjador Catalán de Enric Clarasó. En esta estancia también se puede ver su colección de forja y de cristales del siglo XVII y XVIII.Museu Cau Ferrat

Museu Maricel

La construcción del Museu Maricel, al igual que el Palau Maricel y Can Rocamora, se debe al tercer protagonista: Charles Deering, un magnate multitudinario y coleccionista de arte. Algunos estudiosos apuntan que conoció a Ramón Casas en la Exposición Universal de Chicago del año 1893 y, atraído por su arte, viajó hasta Barcelona. Como para aquella época, las fiestas y el foco modernista estaba en Sitges, Casas y Utrillo – los inseparables amigos de Rusiñol- llevaron a Sitges al estadounidense y fue junto al Cau Ferrat donde el magnate compró un antiguo hospital para crear un Palacio donde albergar su colección privada de arte o, al menos, así lo fue hasta el 1921 cuando Deering se volvió a Estados Unidos llevándose toda su colección.Museu Cau Ferrat

El conjunto artístico y arquitectónico de Maricel es uno de los máximos exponentes del movimiento del Novecentismo catalán. Se construyó entre el 1910 y 1918 por el artista e ingeniero Miquel Utrillo por encargo de Charles Deering, transformando así el barrio céntrico de Sant Joan. La Diputación adquirió el edificio en 1969 y en la actualidad alberga la colección de obras de arte del Dr Jesús Pérez-Rosales que van del siglo X hasta el siglo XX. También,  en  el  año  1970, se integró la colección de Arte de la Villa de Sitges.Museu Maricel: Exposició temporal

A lo largo de 3 plantas se puede ver pintura y escultura del Románico y el Gótico, Pintura, escultura y cerámica del Renacimiento y el Barroco, Neoclasicismo, Romanticismo y Realismo, Modernismo y artistas de esta corriente que eran autóctonos de Sitges, Novecentismo e, incluso, una capilla gótica del antiguo Hospital de Sant Joan. Una visita a este museo es indispensable para conocer una buena parte del legado artístico de nuestra tierra. Eso sí, no hay que venir con prisas porque son muchas las obras que vas a descubrir y no conocías ¡Yo ye te he avisado!Palau Maricel

Palau Maricel

Si el Museo Maricel es el del lado ‘del mar’, el Palau Maricel era el considerado ‘de tierra’. Ambos edificios están conectados por un puente, al estilo neoclásico, que era por donde Charles Deering podía escabullirse para poder ir a su residencia de invierno, lo que es ahora el actual Can Rocamora.Palau Maricel

El Palau de Maricel es uno de los edificios más emblemáticos que posee Sitges y el legado más auténtico del período del Novecentismo. Decorado prácticamente en su totalidad en color azul, el magnate estadounidense mandó a Miquel Utrillo a edificarlo y este lo hizo haciendo una reproducción de elementos arquitectónicos que podemos encontrar en diferentes lugares de España. Por ejemplo, el acceso al estilo gótico como el Palacio de Villena, la figura de Sant Miquel de Balaguer, el claustro que alude a muchos de los monasterios que encontramos por España o los azulejos de la terraza que recuerdan a los que se fabrican en Portugal.Palau Maricel

El Palacio se compone de diferentes salas: El Saló d’Or, el Saló Blau, la Capilla, la Terraza, la Sala del Barco y el Claustro. Todas y cada una de ellas decoradas de una forma muy singular. Actualmente, el Palau tiene una triple función. Se puede reservar para eventos privados y culturales; conferencias o visitas guiadas que pueden realizarse cada domingo con reserva previa.Palau MaricelCan Rocamora

Este edificio fue de los últimos que se integraron al conjunto de los Museos. En 1915, Charles Deering adquirió Can Xicarrons, una antigua casa de pescadores que la quiso reconvertir en su residencia de invierno. Para la remodelación también contó con Miquel Utrillo que le añadió una planta más y una decoración antigua. También le añadió una chimenea con azulejos de cerámica. Al marcharse, Deering donó este edificio a su amigo Ramón Casas y este pasó a sus sobrinos posteriormente, los Rocamora. Fue adquirida por la Diputación en 1971 y se utilizó para equipamientos de los museos. Aquí encontramos la Tienda de Sourvenirs, las Taquillas y el acceso a los diferentes museos.Museu Maricel: Exposició MaricelEn esta sala también se encuentra la galería de exposiciones temporales y es el lugar perfecto para que las obras de los diferentes museos puedan establecer un diálogo con otras colecciones. Precisamente hasta el 13 de octubre, este espacio exhibe la exposición Realisme(s) a Catalunya, 1917-1936, del Picasso clàssic al Dalí Surrealista.

En esta exposición se centra en como los diferentes artistas catalanes recibieron influencia durante la posguerra y como los diferentes acontecimientos bélicos – fin de la Primera Guerra Mundial, Revolución Rusa, inicio Guerra Civil- cambiaron la forma de hacer arte de estos. Hay un apartado de la muestra que enseña como los movimientos de vanguardias se quedaron obsoletos y tuvieron que volver a tener referencias dentro del realismo y el clasicismo, como así mandaba los acontecimientos históricos. Con alrededor de 80 obras, la exposición hace un repaso a todos aquellos artistas catalanes Joaquim Sunyer, Alfred Sisquella, Josep de Togores, Ángeles Santos y Joan Miró buscan su inspiración en los movimientos europeos. Destaca las obras de Dalí y Picasso, sobre todo de este último que sirvió de influencia a muchos artistas catalanes durante su estancia en Barcelona.Museu Maricel: Exposició Temporal


Cómo llegar

Fonollar s/n, Sitges

Desde Barcelona:
En coche: Autopista C-32 hasta la Salida 30 (Sitges Centro)
Tren: Línea R2 Sud de la Estación de França
Bus: Línea MonBus desde Ronda Universitat
 
 
Info práctica
 
Para saber el horario de apertura de todos los museos a lo largo del año se puede consultar en su web: horario.

Precios: Las entradas oscilan entre los 3 a los 10 €. Puedes mirar las combinaciones de tarifas según los museos que quieras visitar: Tarifas 2019.

Rutas y visitas: Existe la opción de visitarlas con guía. También puedes consultar los horarios de rutas programadas en su web.
http://museusdesitges.cat

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *