Colonia Güell, gospel y la obra maestra de Gaudí

Recuerdo que fui a la Colonia Güell con el colegio y, de eso, ya han pasado unos cuantos años. Recientemente tuve la oportunidad de volver gracias a la invitación que recibimos para asistir al ciclo de conciertos Oh Happy Gaudí en la Cripta Gaudí que se ubica en el mismo lugar. La verdad es que la percepción cambia bastante según con qué ojos o con qué edad te paseas por este lugar. Para empezar, creo que el sábado fue una excepción, no encontramos con un alud masivo de turistas ni visitantes dispuestos a fotografiar todo aquello que tenga forma modernista. Claro está (una autóctona del lugar) nos lo confirmo al final de la tarde: “Esto siempre está lleno de gente en cualquier época del año”. Así que se agradeció poder volver a visitar este lugar sin prisa pero sin pausa y saborear este pasado de la historia que se encuentra alejado del circuito turístico tan masificado de Barcelona.

Durante el día tuvimos la oportunidad de realizar una visita guiada por la Colonia Güell donde nos explicaron su historia desde su creación.  El recorrido terminó visitando la joya arquitectónica de la Cripta del arquitecto Antoni Gaudí, lugar donde pudimos disfrutar de un concierto de gospel. Este singular espacio arquitectónico y religioso se fusiona con la música para ofrecer conciertos de las diferentes agrupaciones que formaron parte del programa de Oh, Happy Day. Nosotros tuvimos la suerte de disfrutar del grupo Messengers pero hasta el 10 diciembre se puede asistir a uno de los conciertos con la visita guiada incluida dentro del mismo precio.

Ciclo de conciertos 'Oh Happy Gaudí'
Concierto grupo Messengers en la Cripta Gaudí
Colonia Güell, el legado modernista de la Catalunya industrial

Lo que más te cautiva del entorno de la Colonia Güell es un paisaje. Calmado, silencioso y envuelto de naturaleza que poco hace pensar que haya podido cambiar mucho desde hace dos siglos. La Colonia Güell es un barrio que se sitúa en el municipio de Santa Coloma de Cervelló, en la comarca del Baix Llobregat. El empresario catalán Eusebi Güell, propietario de la fábrica de Vapor Vell de Sants en Barcelona, inició la construcción de este núcleo urbano en el año 1890. En este lugar tenía ubicada la Masia Can Soler de la Torre y fue en los terrenos adyacentes donde decidió construir la fábrica.

Mas de Can soler de la Torre
Masia Can Soler de la Torre

Como todo empresario, Güell también sufrió los estragos negativos de la época de la industrialización. Por un lado, el carbón que se importaba desde Rusia era de un coste muy elevado para tirar adelante el funcionamiento de la máquina de vapor, principal fuente de energía para hacer funcionar las fábricas. Por otro, los problemas con los trabajadores se acrecentaban cada vez más y la gran urbe no ayudaba a paliar los ánimos. Es el principal motivo por el que muchos empresarios decidieron instalarse en los terrenos lindantes a los ríos Besòs, Llobregat o Ter. Su objetivo era utilizar la energía hidráulica para hacer funcionar las manufacturas y mantener alejados a los trabajadores de las tensiones sociales de la gran urbe. Se calcula que en la segunda mitad del siglo XIX, Catalunya llegó a contar con 72 colonias donde trabajan más de un millar de trabajadores.

Fábrica de la Colonia Güell

A los empresarios se les volvió a plantear un dilema ¿Cómo iban los trabajadores a ir y venir de la fábrica desde la ciudad? No fue tarea fácil para muchas colonias trasladar a los trabajadores del área urbana a un área completamente rural. Para ello, se construyeron viviendas y todo tipo de servicios complementarios para los obreros y sus familias: escuelas, economatos, iglesias, cooperativas, etc. Aquí es donde entra la peculiaridad del empresario Eusebi Güell y su colonia.

Plaza Joan Güell y estatua
Plaça Eusebi Güell

Él sabía perfectamente que no bastaba con hacer las casas para los obreros al lado de la fábrica sino que estos tenían que tener mejoras sociales para mantenerlos satisfechos, alegres y que se sintieran parte de este núcleo urbano. Para ello, el empresario catalán se convirtió en una especie de mecenas de la cultura. Construyó espacios culturales, por un lado, como el Ateneu o el teatro y religiosos, por otro. Eso sí, otorgando una arquitectura de estilo modernista que tanta fama internacional le estaba dando a la ciudad de Barcelona. Es por ello que la construcción de los edificios se los encargó a diferentes arquitectos modernistas. El conjunto urbano lo proyectó el arquitecto Francesc Berenguer i Mestres mientras que la construcción de la iglesia se la encargó a Antoni Gaudí. A pesar de que las obras no fueron más allá de la cripta y el pórtico por falta de financiamiento.

Edifixioa modernistas Colonia Güell
Ca l’Espinal
¿Qué podemos ver en la visita guiada?

Nosotros empezamos el recorrido visitando la exposición permanente del centro de interpretación de la Colonia Güell. Un espacio que han habilitado al público y que se encuentra en la antigua cooperativa de consumo. Si hacemos el recorrido, mirando las fotos y las maquetas, una aprende la historia de la colonia y nos acerca la visión de cómo estaba estructurada, cual era su función y como vivían el día a día en ella los trabajadores. Hay también una maqueta a escala de la colonia tal como era a mitad del siglo XIX. En la segunda planta, se encuentra la maqueta funicular ideada por Antoni Gaudí para visualizar las tres dimensiones en las que el arquitecto quería estructurar la iglesia. Esta técnica, que utilizó para la construcción de la cripta, fue la que utilizó después para inspirarse a hacer la Sagrada Familia. Es más, si la hubiera acabado todos los expertos apuntan que hubiera sido el pequeño ensayo previo a la construcción de la Sagrada Familia.

Centreo Interpretación Colonia Güell
Centro de Interpretación de la Colonia Güell

Después la guía nos hizo un recorrido por todo el pueblo, parando en los edificios más emblemáticos: Ca l’Ordal, construido por Francesc Berenguer y Joan Rubió, que se inspiraron en las antiguas masias catalanas. La finca del administrador de la fábrica, Ca l’Espinal, obra del arquitecto Joan Rubió i Bellver, es uno de los edificios más característicos de esta colonia. Paramos frente a Can Soler de la Torre, una masia del siglo XVII, utilizada como residencia de la familia Güell antes de construir la colonia. A pocos metros todavía destaca la chimenea y la antigua fábrica. Actualmente, es la sede de diferentes empresas. También la escuela y la casa del maestro, que destaca por poseer un torreón espinado de estilo medieval. La siguiente parada fue la Plaça Eusebi Güell, la más céntrica del núcleo urbano y donde se encuentra el Ateneu la Unió. Antiguamente aquí se utilizaba como biblioteca y salón-bar para ir a bailar pero ahora es un restaurante y sirven menús baratos de comida tradicional por 12€. Por último, también hicimos una parada en el Convento de las Monjas era la residencia de las monjas Carmelitas. Solo salían de este recinto para trabajar como enfermeras y cuidaban a los niños o personas enfermas para que los trabajadores no pudieran perder su jornada laboral. Actualmente la biblioteca del pueblo.

Escuela Colonia Güell

Colonia Güell

Cripta Güell, la joya arquitectónica mejor guardada

La última parada que realizamos fue la visita a la Cripta de la Colonia Güell del arquitecto Antoni Gaudí. Allí la guía nos realizó una breve explicación de la historia de este edificio así como nos explico los detalles que hacen de este edificio una joya arquitectónica única a nivel mundial. Fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 2005.

Explicaciones interiores Cripta Gaudí

Dicen que la Cripta Gaudí es la obra maestra del arquitecto catalán. Pasó 10 años de estudios y diseños por lo que la primera piedra la puso en el año 1908. Para él, esta construcción fue la más arriesgada de realizar porque con esta construcción introdujo su estilo más personal, experimentó con nuevas técnicas y, de no ser porque los herederos de la familia Güell que le cortaron el grifo financiero, si hubiera estado acabada podría ser perfectamente una maqueta a escala reducida de la Sagrada Familia. Pero dejó inacabada la iglesia superior y los acabados en el interior de la cripta.

Ciclo concierto 'Oh Happy Gaudí'

En ella queda reflejada ya los principales rasgos del estilo gaudiano que todos conocemos: creación de la columna inclinada como forma de apoyar el peso del edificio, sin necesidad de utilizar contrafuertes. Es más, la inclinación de las columnas depende del peso que tiene que soportar. La utilización de las cubiertas parabólicas o hiperbólicas y la utilización de todo tipo de materiales, normalmente extraídos de la propia naturaleza. Porque es en el entorno donde Gaudí busca su inspiración.

Cripta Gaudí

 El altar, por ejemplo, está empotrar dentro de la colina como queriendo reforzar la idea de estar integrada en la naturaleza. La inclinación de las columnas del pórtico se mimetizan con los árboles del entorno y parece que sea una prolongación más del bosque. Por último, en la búsqueda de encontrar la inspiración en este medio, los materiales que utilizan son extraídos de la propia naturaleza. Principalmente la construcción la realiza con mahón y piedra procedente de Castellfollit de la Roca. Las cuatro columnas interiores las puso extraídas tal cual del lugar para dar la sensación de estar en una cueva. El tono de los materiales utilizados contrasta con la armonía cromática que desprenden las vidrieras y los mosaicos.

La Cripta de la Colonia Güell tiene la suerte de estar en un entorno idílico, lejos del bullicio de la gran ciudad y ese aspecto hace que el edificio adquiera un aire mayor de reliquia escondida digna de visitarla una, dos o las veces que haga falta en la vida. Porque, al fin y al cabo, la Colonia Güell quizá sea el pueblo ideal en donde a muchos nos encantaría vivir.

Cómo llegar:

Con automóvil: Acceso desde la carretera B-2002 entre Sant Boi de Llobregat y Santa Coloma de Cervelló, la C-31 (dirección Sant Boi de Llobregat), la C-32 (sortida 53), y la A2 y A7 (dirección Sant Boi de Llobregat) / Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya.

Puede aparcar el coche en el parquing habilitado (gratuito) y seguir las indicaciones para llegar al centro de atención de los visitantes, o puede aparcar su coche o moto dentro de las mismas calles de la Colonia Güell.

Tren:
Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) desde Plaza España, Barcelona, Lineas S33, S8 y S4. Estación Colonia Güell.

Info Práctica:

Horario: De lunes a viernes, de 10 a 17h (verano hasta las 19h). Sábados, domingos y festivos, de 10 a 15h.

Precio: Entrada + visita guiada Cripta Gaudí (9,5 -8 €); Entrada + visita guiada Colonia Güell (9,5 – 8 €), Entrada + visita guiada a la Colonia Güell y Cripta Gaudí (11,5-9, 3 €). Entrada concierto ciclo ‘Oh Happy Gaudí + visita guiada (24 €).

Para la adquisición de las entradas lo podéis hacer a través de la web de la Colonia Güell, entrando en este enlace.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *