Fake: Ser o no ser la ciudad de Stratford-upon-Avon

Nadie sabe donde ni en qué día exacto nació Shakespeare. En 1564 no solían documentarse los nacimientos como en la actualidad pero lo que sí se inscribían eran actas de bautizos. Existe la de William Shakespeare o Shake-speare o Shakspere o Shaksper  fechada el 26 de abril de 1564 en Stratford-upon-Avon. Cualquiera supondrá que su nacimiento debió ocurrir  unos días antes en la casa de la calle Henley donde residía la familia Shakespeare o Shake-speare o Shakspere o Shaksper. Pero es una suposición. Como lo es afirmar que, como predicho por un exacto cálculo matemático, nació el mismo día de su muerte: 23 de abril. Este común error proviene de estudiosos del siglo XVIII y por su atractivo se ha aceptado por muchos biógrafos. Toda esta incertidumbre de nombres variantes, alumbramientos en lugares inciertos y en días inexactos lleva a los especialistas a lanzar hipótesis a diestro y siniestro y a una industria turística preparada para sacar tajada al respecto.

Hamlet © Foto: Marina L. Riudoms
Hamlet © Foto: Marina L. Riudoms

Stradford-upon-Avon es una hermosa ciudad del condado de Warwickshire, en el corazón de Inglaterra. El encanto de la arquitectura post-and-beam –entramado estructural de madera vista con tochana es característico de toda la región, del norte de Francia y partes de Alemania– transporta a cualquiera al siglo XV y XVI tan solo pisar el lugar. Es una ciudad pequeña, de apenas 28.000 habitantes, que, sin embargo, recibe anualmente unos tres millones de visitantes procedentes de todo el mundo. El turismo es uno de sus principales fuentes de ingresos y el 90% de éste, gira en torno a la figura de Shakespeare. Como podéis imaginar, esto se intensifica este año con la celebración del 400 aniversario de su muerte. La ciudad ha preparado un exhaustivo programa que podéis consultar en Shakespeares celebrations. A parte de espectáculos en la calle inspirados en su vida y el tradicional desfile el 23 de abril, este año la ciudad saca la artillería pesada con invitados especiales, etc.

Retrocedamos: década de los 60 del siglo XVI, la rural Stratford-upon-Avon vivía una epidemia que se llevó consigo a una quinta parte de su población. Mientras las intrigas de la corte de los castillos vecinos se desenvolvían con esa habitualidad isabelina, John Shakespeare, un próspero comerciante y fabricante de guantes, había conseguido un puesto de concejal en la ciudad. Echó el ojo a Mary Arden, la más joven de 8 hijas de un granjero terrateniente. La vivienda, Mary Arden’s Farm, actualmente puede visitarse como reconstrucción folclórica de la lo que venían a ser las granjas Tudor y la vida femenina rural de Warwickshire. Los amantes del costumbrismo rural británico no deben perdérsela. Ambos se casaron y criaron a sus hijos en una hermosa casa de la calle Henley. William Shakespeare fue el tercer de ocho hijos y el mayor superviviente. La epidemia se cobró las vidas de sus hermanos mayores. La casa, conocida como Shakespeare’s Birthplace ha sido lugar de peregrinaje para muchos curiosos, entre ellos escritores como Charles Dickens, John Keats, Walter Scott o Thomas Hardy.

Shakespeare’s Birthplace

Cuando William Shakespeare entró en la adolescencia su padre cayó en desgracia al ser acusado de comercio ilegal de lana. Se dice que influyó en el proceso el considerar a la familia afín a la fé católica. Sea como fuera, perdió su posición en el gobierno y su fortuna empezó a fallar. Tuvieron que vender la granja de Mary Arden y se desconoce si su padre dejó en herencia alguna que otra deuda contraída. En todo este declive familiar William Shakespeare despierta su romanticismo o actividad sexual. El tribunal de Worcester emitió una licencia de matrimonio el 27 de noviembre del 1582 entre un dieciochoañero William Shakespeare y Anne Hathaway, una campesina de 26 años de un pueblo vecino. El canciller que les casó aceleró el proceso habitual y dos vecinos de la muchacha hicieron de testimonios. Si fueron o no la familia Shakespeare, si estuvieron enterados o no del acto, solo ellos lo saben. Lo que sí sabemos es que este matrimonio probablemente fue fruto del embarazo tresmesino de Anne Hathaway. Anne Hathaway’s Cottage & Gardens es el lugar donde el joven William Shakespeare cortejó a su esposa. Una pintoresca casa de techo de paja que alardea con poseer elementos originales y muebles de la familia incluida la “cama Hathaway”. Si se quiere visitar hay que dirigirse por un sendero señalizado hasta la aldea de Shottery, algo más de una milla del centro de la ciudad.

Su primera hija, Susanna Shakespeare, nació supuestamente en mayo ya que fue bautizada el 26 de mayo del 1583. Dos años más tarde nacerían los mellizos Hamnet y Judith. Hamnet murió por causas desconocidas con once años. La década de 1580 es conocida como los “años perdidos” del dramaturgo. Más misterios biográficos: desde la muerte de Hamnet hasta que aparece en Londres los documentos que permitan reconstruir su vida son inexistentes. No hay evidencias que permitan conocer dónde estuvo o por qué razón decidió abandonar la bucólica Stratford-upon-Avon. Una de las teorías sugiere que Shakespeare trabajaba como maestro rural de Alexander Hoghton de Lancashire, un terrateniente que nombra a un tal William Shakeshfte en su testamento.

Stratford03
Hall’s Croft © Foto: Marina L. Riudoms

Hay muchas leyendas apócrifas y pocos datos empíricos. Una supuesta razón del inicio de su carrera teatral lo coloca como cuidador de caballos del patrón del teatro de Londres, mientras que otros dicen que, durante el paso de la compañía Lord Chamberlain’s Men por Stratford-upon-Avon, se unió a ellos a lo loco, dejándolo todo atrás. La mejor y más fabulosa –aunque no por ello más o menos cierta que las anteriores– es la que cuenta que fue sorprendido cazando ciervos en el parque de sir Thomas Lucy, el juez local, y se vio obligado a huir. Existen unas baladas escritas por Shakespeare contra Lucy a modo de revancha bastante grosera, posiblemente lo único cierto en toda esta historia.

Stratford06
Hardvard House © Foto: Marina L. Riudoms

Su carrera y fama empezó entonces, lejos de Warwickshire y West Midlands. Sin embargo su familia continuó viviendo en Stratford-upon-Avon. Su hija Susanna Shakespeare se casó con un el Dr. John Hall, un medico rico y bien calificado en Cambridge. Se puede disfrutar de un paseo por la elegante casa en la calle Old Town, llamada Hall’s Croft. Está  llena de frascos, utensilios quirúrgicos, tratados de medicina y botánica de la época. El jardín se ha reconstruido con hierbas que se cree que podían usar en los remedios del Dr. John Hall. Su hija menor, Judith, dio más quebraderos de cabeza al casarse con Thomas Quiney, un vinicultor que no solamente le fue infiel sino que terminó excomulgado por la iglesia.

La última casa que se puede visitar en la ciudad en esta ruta shakesperiana se llama Hardvard House, en el 26 de High Street. Es una de las más llamativas de la ciudad por las filigranas de madera en su fachada y las vidrieras del siglo XVI y paneles pintados en su en su interior. Es un premio de consolación para los que esperaban poder visitar New Place, la última residencia en la que se retiró William Shakespeare durante sus últimos años. New Place, demolida en 1759, no está reconstruida, pero las excavaciones que se realizan en la actualidad muestran una idea del trazo arquitectónico del lugar. Para el aniversario el público podrá conocer la historia de la casa situada a unos pasos del Río Avon. Se trataba de una propiedad de más de 20 habitaciones, todo un símbolo gigantesco de ascenso de estatus social. El equipo de reconstrucción de New Place ya ha asegurado que en un intento de conectar a la gente con el pasado y no conociendo el interior de la casa ni el diseño del jardín, se van a tomar ciertas licencias para recrearlo. Es posible que nos encontremos ante la futura apertura de un lugar imaginario como el resto que, eso sí, dispondrá de un largo jardín con extractos de las 38 obras y 154 sonetos que escribió Shakespeare.

Stratford-upon-avon © Foto: Marina L. Riudoms
Stratford-upon-avon © Foto: Marina L. Riudoms

Hay una web llamada La Inglaterra de Shakespeare que da algunas ideas por si quedan ganas de descubrir las ciudades vecinas –como Warwick, Kenilworth, Royal Leamington Spa– llenas de castillos y actividades durante el 400 aniversario. Del mismo modo el teatro de la ciudad, The Royal Shakespeare Company, tiene programadas varias de las principales obras del dramaturgo, performance y actividades para niños.

Lo bueno y malo de un pueblo montado como una reproducción de lo que fue es que termina siendo ficticio y mitificado. Muchos de los emplazamientos familiares que se pueden visitar dejan la sensación de lo que ella misma ha potenciado en convertir sus calles: un escenario. Es como entrar en una especie de Disneylandia para fans de la Literatura, de Shakespeare o interesados en el fetichismo de personajes encumbrados como genios que, no nos engañemos, el dramaturgo lo merece por la genialidad de sus obras. Con el trabajo minucioso que elaboran los trabajadores del The Shakespeare Institut de Birmingham y Shakespeare Birthplace Trust, a caballo entre la arqueología y la reconstrucción, pretenden hacer accesible el legado del Bardo. Por todo ello, cuando uno compra el tíquet para Shakespeare’s Birthplace –o la reconstrucción de la Shakespeare’s Birthplace, o la imaginación de lo que fue la Shakespeare’s Birthplace, o lo que sea que consideremos que es ese edificio– se sabe que es posible que no tenga nada que ver con lo que fue y aun así uno quiere conocer el lugar ¿Por qué? Porque a pesar del cartón piedra y los muñecos de cera, toda la información que amontona ahí la gente de Birth Trust ayuda a atar cabos. Porque te da información y a la vez pica la curiosidad de muchos a introducirse en la figura del dramaturgo.

Stratford04
Cita Titus Andronicus © Foto: Marina L. Riudoms

Licenciada en Humanidades en la UPF en 2006 y cursó el Máster en Estudios Comparativos entre Literatura, Arte y Pensamiento. Ha trabajado tanto en librerías como en el sector editorial para Glénat, Jose Juan Olañeta y Penguin Random House. Actualmente reside en Götemburgo y conecta la literatura sueca y la española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *