Festes de Gràcia de Barcelona: la creatividad reciclada

La Vila de Gràcia siempre ha sido un barrio de carácter independiente. A pesar de que actualmente el cosmopolitismo lo ha convertido en zona hipster por excelencia, lo cierto es que guarda en sus entrañas ese espíritu de pueblo- el “espíritu gracienc” como lo llaman-, de Vila independiente que un día estuvo separada de Barcelona. En sus calles vemos la diversidad colectiva en todas sus variantes: desde los más ancianos sentados en los bancos explicando sus batallitas, familias jóvenes, extranjeros afincados en la zona hasta los diferentes colectivos populares que dan al barrio una actividad política, social y cultural. Cada año, concretamente la semana del 15 de agosto, todos estos colectivos se identifican con el barrio y con su fiesta más popular: la Festa Major de Gràcia.

Calle Fraternitat de Baix

Festes de Gràcia 2016

Para mucha gente que forma parte de las comisiones de las calles, el mes de agosto no es sinónimo de sol y playa. Para ellos es sinónimo de un inusual tráfico de vecinos constante, intenso, demasiado ajetreado para un mes tan caluroso. Entran, salen, comentan a pie de los pequeños locales donde, a lo largo del año, han ido amontonando los materiales con los cuales decoraran las calles: botellas de plástico, cartones, papeles y todo tipo de material que, con paciencia y mucha creatividad, se convierten en piezas fundamentales para decorar las calles en el acontecimiento anual más esperado. Todo el mundo colabora. Desde la vecina del cuarto hasta el niño más pequeño que con su torpeza aprende a pintar. Eso sí, siempre que forme parte de la comitiva de la calle engalanada. Es difícil mantener el secretismo de lo que se va perfilando en los pequeños locales de estas calles los días previos al inicio de la señalada Fiesta Mayor. Y es que la magia de las Fiestas de Gracia simplemente es eso. Los vecinos convierten con sus manos una gran suma de objetos reciclados en verdaderas obras de arte efímeras.

Festes de Gràcia

Festes de Gràcia

Llega la semana esperada y las calles se engalanan de las más diversas temáticas: cine, literatura, paisajes cercanos y lejanos, representación de culturas, homenajes o recreaciones históricas y culturales. Todo vale para la creatividad. En la edición de este año, la número 199 y a un año de llegar a los dos siglos, he podido sumergirme en las películas icónicas del espacio, en las profundidades del mar, en la serie de ficción más aclamada de la televisión (si es Juego de Tronos aunque aquí la servidora le está costando horrores leerse los libros) o sumergirme en el mundo literario de Julio Verne e, incluso, volar hasta la mismísima California. Las decoraciones han sido de primerísimo nivel pero no hay que olvidar que también existe el concurso de decoración de balcones y portales a la cual se suman muchísimas calles más (de ahí la gracia de callejear y darte con la sorpresa). La Fundació Festa Major de Gràcia quiso recuperar esta tradición que se remonta a 1850 donde se incitaba a los vecinos a decorar las fachadas de sus casas durante los días que duraban la festividad. Todo apunta a que esta artesana tradición vecinal sería la precursora y el origen del reclamo más grande que tiene la Festa Major de Gràcia.

Festes de Gràcia

Festes de Gràcia

Festes de Gràcia

Con el paso de los años han conseguido, no sin un gran esfuerzo, que sea unas fiestas para todo tipo de público. Atrás quedaron las polémicas por el cierre de las fiestas y el alboroto que producía. Ahora las calles ofrecen actividades, tanto diurnas como nocturnas, para todos los públicos que van desde talleres, actividades deportivas hasta conciertos, degustaciones o pases cinéfilos sin olvidar que las actividades populares tienen un peso destacado. Las diferentes colles y entidades populares llenan plazas y las calles con los tradicionales cercaviles, correfocs, trabucaires o castellers para recordar al visitante que Gràcia, a pesar de su cosmopolitismo, sigue siendo un barrio con espíritu popular de villa. Callejear y perderse por sus diferentes plazas, tomar algo en sus terrazas o degustar sus más variados restaurantes se convierten en un plus durante la semana de su Fiesta Mayor.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *