Ruins Bars, un recorrido por la Budapest más ‘underground’

Si hay un distintivo que sea el reclamo para los turistas que visita la ciudad de Budapest, sin duda, son los llamados kertek (la traducción literal es ‘jardín’) aunque se conocen como Clubes Jardín y luego los Romkicsmák, más conocidos mundialmente como los Ruins Bar. En todos los distritos de Budapest se puede encontrar ese ambiente tan underground en alguna de estas modalidades de locales, ya sea en el Distrito VII (Erzsébetváros o barrio judío), en el Distrito V (Bélvaros), se encuentran algunos de los más famosos, o en el Distrito VIII (Józsefváros), un barrio obrero más alejado del centro – donde se ubicaba mi hostel- pero que cuenta con algunos de los más pintorescos.

budapest9

Diferencias entre Clubes Jardín y Ruins Bar

Los kertek son los más frecuentados en los meses de verano. Son locales que contienen un espacio abierto interior o simplemente al aire libre que sirven com bares o clubs para salir por la noche. Sin embargo, los Ruin Bars empezaron a proliferar a principios de siglo (XXI no del XX) cuando emprendedores con visión de futuro vieron en los edificios, abandonados por los estragos y peores episodios del pasado, siglo en una oportunidad de negocio. Convirtieron los bajos de los locales en bares.

Al comienzo, los húngaros los conocían por el boca a boca pero, con el paso de los años, estos edificios rehabilitados de aspecto ruinoso y antiguo se han convertido en el reclamo turístico único en Europa. La decoración está sacada de las mismas plantas de los edificios y podemos encontrar desde los más peculiares: empalmes de cables, cámara de fotos, bañeras u objetos vintage. Todos decoran cada una de las paredes que muestran un aspecto desilañado, ruinoso y decadente.

Tanto los Kertek como los Ruin Bars son espacios para vivir la noche. Con djs de primer nivel, música en vivo, Jam Sessions para disfrutar del ambiente con una copa o una cerveza autóctona. Incluso, algunos ofrecen comidas con platos típicos húngaros como sopa de gulash, lángos o las salchichas autóctonas picantes estilo Debrecen. Otros Ruin Bars han dado un paso más para ampliar su clientela y han optado por hacer una programación cultural con sesiones de cine, exposiciones de arte u otros por tertulias literarias. Recorrerlos y descubrirlos depende de ti y de las ganas que tengas de disfrutar de la noche. Pero recomiendo que antes te estudies cual te interesa conocer ya que algunos se llenan a ciertas horas y ya poco puedes disfrutar del local.

budapest8

SZIMPLA KERT
Kazinczy utca 14

Si pisas Budapest y no visitas el romkocsmáck más famoso a nivel mundial pues te irás incompleto de Budapest. Szimpla Kert es el primer edificio en ruinas que abrió sus puertas en el año 2001. Es un enorme edificio (de 2 plantas) donde cada una de las habitaciones y pasillo central se disputa en ser lo más ecléctico y raruno que haya.

Szimpla Kert
Foto: La mochila en la Espalda

Te aconsejo que lo primero de todo que hagas cuando llegues es localizar un sitio para tomarte algo (tu consumición la tendrás que pedir antes de sentarte en una de las múltiples barras). Lo digo porque, a partir de las 17h de la tarde, ya se congrega mucha gente y es más difícil tomar algo relajadamente. Su decoración es espectacular e indudablemente me quedo con la sala de las mesas bañeras – si literalmente puedes meterte en ellas- mientras degustas tu birra y aspiras tu sisha o la sala de las televisiones que guarda una decoración de lo más estrambótica. La segunda planta se conecta entre ellas por un patio exterior decorada con objetos vintage y una exhuberante vegetación. Además, también tiene un patio interior al aire libre donde sirven comidas y el pasillo central queda relegado a las Jam Sessions que ¡Sin duda! no hay que explicarlo sino se tiene que disfrutar en vivo. De visita obligada.

Budapest

Szimpla Kert es famosa por el barrio en el que se encuentra: Erzsébetváros o barrio judío. En este distrito los Ruin Bars conviven entre la historia y la modernidad en una zona ecléctica en las que los locales han sobrevivido con el paso del tiempo y han sabido reinventarse. Un ejemplo son las tiendas kósher que se an convertido en bares o restaurantes. Precisamente, y porque es el barrio donde más tiempo pasan los turistas, se encuentran los Ruins Bars más frecuentados. A cuatro calles paralelas se ubica el Fogas ház (VII., Akácfa u. 51) con programación cultural enfocada más a la gente local; Kőleves Vendéglő (VII. Kazinczy u. 37-39) para degustar comida húngara o Grandio Bar (VII., Nagy Diófa u. 8.) para quien le interese la juerga de verdad, este ruin bar se ubica justo en un hostel y el patio interior que tiene una vegetación exhuberante.

Szimpla Kert
Foto: La Mochila en la Espalda

CSENDES LÉTTEREM – VINTAGE BAR & CAFÉ
(VI. Ferenczy István u. 5)

Cuando pisas este bar piensas: “Aquí aquí quiero quedarme para escribir“. Entrar y no dejar de mirar es lo primero que haces. A pocos pasos del metro de Astoria, este bar surrealista se convierte en ideal para hacer un brunch al mediodía o tomar un café para resguardarte del frío. Tu vista no deja de mirar hacía todos lados: una bici del techo, arte contemporáneo por todas las paredes, lámparas de araña, objetos y juguetes antiguos… ¡Te puedes pasar horas observando!

budapest11

Csendes en húngaro significa ‘relajado’ y aunque lo es mucho más que otro local también tiene su programación de música. Los fines de semana hay sesiones de djs de soul, jazz, lounge, etc. y se convierte en un bar con un ambiente único. No esperéis un local animado para tomarte unas birras, esto ya lo hace el otro local que se ubica en el mismo barrio -uno de los más famosos con decoración surrealista también- y que explota más su vertiente discoteca o after: Instant Ruin Bar & Club (51, Akácfa street, 1073). Definitivamente es uno de mis preferidos!

 

GODOZÓ KERT 
(VIII., Vajdahunyad u. 4)

Por tener mi hostal a una calle de este local, aproveché para bajar y ver el primer Ruin Bar de mi viaje. Lo peculiar es que es un antiguo edificio que se destinó a la asistencia social y a cuidar a las personas sin hogar. El distrito VIII es un barrio obrero y, por este motivo, los locales no pueden ser muy ruidosos. El ambiente es bastante íntimo y, tanto las jams sessions como la decoración que tiene, merece la pena caminar hasta este barrio para tomar algo.

Si queréis hacer una selección antes de pisar Budapest, os recomiendo que miréis su web: Ruins bars.

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *