Un fin de semana para disfrutar de los encantos de Matarraña

Todo el mundo tiene en la mente ese lugar de la infancia que viene a nuestros recuerdos una y otra vez. Los míos están relacionados con la región terolense del Bajo Aragón y sus largas extensiones de tierra árida pobladas de olivos y almendros. Parece mentira que, aunque hayan pasado más de dos décadas, esta zona de pueblos hechos de piedra y viejas puertas de madera siguen prácticamente intactos. El olor de sus rincones hace que te venga a la memoria muchos flashes de las escapadas al río, las carreras con los primos por las calles o las excursiones a las afueras para corretear entre los almendros. Por otro lado, hay algo que recuerdo vagamente y eso es el trayecto de ida. Desde Barcelona hay escasamente unas tres horas en coche. Pero antes de llegar a nuestro pueblo, me acuerdo que pasábamos siempre por una región poblada de pinos carrascos. Este territorio, colindante con el Bajo Aragón, recibe el nombre de Matarraña. Mucha gente que ya ha pasado por esta región la han bautizado como la “Toscana española” aunque lo cierto es que los que hemos veraneado por allí la conocemos por La Franja.

matarranya13
Alrededores del municipio de Beceite

Matarraña tiene esas particularidades que le hacen ser una región digna de conocer, tanto por el rico patrimonio cultural como el paisaje natural que posee. Atravesada por un río que da nombre a la zona, esta tierra limita con la comunidad catalana y la valenciana que le hace tener un clima más húmedo, con más vegetación y, por ese motivo, tiene unos rasgos más propios de las zonas que se encuentran al lado del Mediterráneo. Visitamos la región durante un fin de semana y en este artículo os ofrezco esos lugares imprescindibles que no podéis obviar si queréis pasar un fin de semana descubriendo esta comarca del sur de Aragón.

 

Los pueblos

Matarraña es una región fronteriza con tres provincias: Zaragoza, Tarragona y Castellón. Por ese motivo, dependiendo de la zona por la que vengas, puedes montarte la ruta de una u otra forma. Esta zona aragonesa cuenta con 18 municipios y todos sus pueblos tienen un legado arquitectónico digno de admirar y con una infinidad de encantos. Muchos de los cascos urbanos de estas villas se han declarado patrimonio histórico-artístico e, incluso, dos de ellos se encuentra en la lista de los pueblos más bonitos de España.

Puertas de Rafáles

Pero lo cierto es que prácticamente en casi todos podemos encontrar las mismas características. Primero, todos cuentan con una “Casa de la Vila” (Ayuntamiento para el que no esté familiarizado) que posiblemente sea de un alto valor arquitectónico y de épocas pasadas. Segundo, las fachadas de las viejas casas que forman su casco urbano están pintadas de un color azul añil. Esta técnica de pintar la casa de azul viene de la época morisca y tenía la funcionalidad de mantener el edificio en buenas condiciones de posibles infecciones. Pero el auge del añil aragonés se incrementó durante los siglos XVII y XVIII y desde entonces hay quien ha seguido pintado las casas con el paso de los años. Otras, sin embargo, llevan la losa del paso del tiempo en su fachada con alguna mancha azul que aún resiste.

matarranya15 (2)
Calles de Ráfales

Para una visita fugaz a esta región os recomiendo visitar tres pueblos imprescindibles. Calaceite, junto con Valderrobres, forma parte de los pueblos más bellos de España. Calaceite se sitúa en la parte más fronteriza con Tarragona. De ahí, que en esta región se hable una variante del catalán y este formalizado el uso bilingüe de las dos lenguas en esta región. Lo cierto es que un habitante de este pueblo no te dirá ni que habla el catalán, ni el valenciano sino que hablan lo que denominan el “calaceitano”. Calaceite es considerada la capital cultural de Matarraña ya que su conjunto urbano está muy bien conservado. Pasear por sus calles es maravillarte con las casas señoriales, las ermitas, sus portales o su Casa de la Vila de estilo renacentista que hace las delicias de cualquier historiador. Como imprescindible no se puede pasar sin ver la calle Mayor, la Plaza de España, la Iglesia Parroquial de la Asunción, la Casa Moix (cuya reproducción se encuentra en el Poble Espanyol de Barcelona) o el Museo Juan Cabré para conocer el rico legado de arte ruprestre y patrimonio arqueológico que posee la zona. Por su lado, Valderrobles se considera la capital administrativa de la región. Merece la pena pararse a echar unas vistas desde el exterior y contemplar la belleza del puente de piedra y el Portal de San Roque por el que se accede al casco urbano. Como imprescindibles se tiene que visitar la iglesia de Santa María Mayor, un ejemplo de arquitectura gótica de los siglos XIV-XV, el Castillo-Palacio del siglo XIV o su Ayuntamiento de estilo renacentista que fue reproducido en la exposición universal de Barcelona de 1929.

matarranya16
Iglesia de Ráfales

Por último, mi recomendación si es que os dejáis caer por esta zona y disponéis de poco tiempo es conocer Ráfales. Es un pueblo pintoresco en el que la mayoría de las casas conservan su estructura de piedra y algunas conservan el azul añil que caracteriza las casas de esta región. Lo más llamativo de este pueblo es que su Ayuntamiento, datado del siglo XVI, tiene una cárcel restaurada. Si se camina por sus coquetas calles empedradas y sales del pueblo te puedes encontrar con el Molí de l’Hereu, un antiguo molino rehabilitado que actualmente es un hotel. Además, justo en frente hay un jardín botánico desde el cual podemos tener unas increíbles vistas de todo el pueblo.

matarranya17
Vistas de Ráfales desde el jardín botánico
El Parrizal, un encuentro con la naturaleza

El pueblo de Beceite guarda uno de los cascos urbanos con un gran encanto y una historia muy interesante. Se dice que los templarios levantaron gran parte de los edificios del pueblo como el Puente de Santa Ana o la iglesia románica de la Virgen de la Cinta. Pero en este caso os hablaremos de su entorno natural que no es menos importante. Al contrario, Beceite guarda unos paisajes de extraordinaria belleza que merece la pena conocer. El pueblo se encuentra a los pies de la cadena montañosa de los Puertos de Beceite. Forman el límite con Cataluña y la Comunidad Valenciana y en estas montañas se encuentran un sinfín de parajes espectaculares como las Rocas del Masmut, el Salt de Portellada o El Parrisal.

matarranya2

Yo realicé la excursión hasta los Estrechos del Parrizal. La excursión se hace agradable, está bien acondicionada y se puede hacer en cualquier época del año. En un tiempo aproximado de tres horas desde el aparcamiento -aunque también la ruta se puede iniciar desde el pueblo de Beceite- tomamos el camino y se va ascendiendo. Hay pocos tramos con dificultad y, para hacerlo accesible, se han acondicionado pasarelas de madera para avanzar. En algunas zonas del recorrido se tiene que atravesar el río. Cuando lo hice yo, el agua no bajaba en abundancia y estaba prácticamente seco. Pero normalmente, y después de lluvias, es aconsejable llevar botas de montaña para su recorrido.

matarranya6

A escasos metros desde la zona del parking, la ruta se desvía a la derecha para ver las pinturas rupestres de Fenellasa. Son figuras de cuatro jinetes que cabalgan de pie sobre cuatro équidos y es un claro ejemplo de la huella de la actividad prehistórica que se remonta a 3.500 años de antigüedad. Matarraña tiene un patrimonio de arte rupestre esparcido por toda la zona como el Mas del Abogat en Calaceite, la Roca dels Moros en Cretas o el Alcañizano en Mazaleón. Todas  estan declaradas dentro de lista del Patrimonio Mundial el Arte Rupestre.

matarranya7
Ascensión a los Estrechos del Parrizal

El recorrido transcurre entre pozas de agua turquesa y algunos tramos de ascensión que hay que hacer entre medio del bosque. La verdad que llegar a los Estrechos merece la pena sólo por el hecho de contemplar la grieta que se abre y conforman el cañón de 1,5 metros de ancho y una altura de más de 60 metros. Desde allí también se puede ver un conjunto de sobrecogedoras agujas piedra que también se conocen con el nombre de Les Gubies.

matarranya8 (2)
Les Gubies
matarranya9 (2)
Estrechos del Parrizal
matarranya11 (2)
Estrechos del Parrizal

Este increíble paraje natural aguarda en su interior fauna tan diversa como la Cabra Hispánica o Montesa, la joya de Aragón, porque es una de las especies más emblemáticas de la fauna ibérica. Aunque yo no las divisé (puede ser por la falta de agua) en este parque natural también es el refugio de nutrias, gato montés, zorros, jabalíes y un sinfín de aves rapaces entre las que destaca el buitre leonado, águilas, los gavilanes o los halcones.

 

La ruta de las cárceles

En el siglo XVIII era común en las poblaciones aragonesas acondicionar una prisión local que se ubicaba en los bajos de las casas consistoriales o los edificios municipales. Muchas de estas cárceles han desaparecido con el paso de los años a consecuencia de las remodelaciones o los derribos. Pero la región de Matarraña ha sabido recuperar estas estructuras arquitectónicas, que no han sido demolidas, para ofrecer una ruta turística por los pueblos que aún conservan estos lúgubres espacios. Para los que tengan el morbo de ver dibujos, inscripciones, grabados, marcas o el espacio diminuto donde vivían los presos pueden hacer una ruta por los pueblos siguientes: Ráfales, que es la que cuenta con el calabozo mejor conservado, pero también por los pueblos de Mazaleón, La Fresneda, Fuentespalda, Torre del Compte, Monroyo, Torre de Arcas, Calaceite o Valderrobres.

matarranya14 (2)

 

Más info

Parrizal: El parking cuesta 4€ aunque se puede aparcar en Beceite y comenzar la ruta allí.

Si quieres tener más información sobre como montar una ruta por esta región puedes consultar el enlace de la oficina de Turismo de Matarraña.

 

Licenciada en Humanidades, especialidad Arte, y Periodismo por la UPF. También ha cursado posgrados de Marketing digital y Social Media. Periodista que ha trabajado para diferentes medios y empresas del ámbito cultural. Se considera comunicadora cultural en todas sus vertientes siendo el arte, la fotografía y los viajes su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *